Vergüenza: Pros y contras

Foto: Cortesía.
Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

“No tenga pena”, la frase muy escuchada y repetida hasta el hartazgo, se replica como si bastaran esas simples palabras mágicas para controlar la vergüenza.

 No, definitivamente es algo más complejo. La vergüenza es parte tanto de la naturaleza animal como  humana.

Está muy conectada con los principios y valores, con el agrado o desagrado que causamos para nosotros mismos y para el resto, por eso tenemos temor a enfrentarnos al miedo, al juicio negativo de los otros y el propio.

Gran parte de esa pena interior es aprendida a través de la crianza, y así, cuanto más represiva sea la crianza, mayores serán los sentimientos de vergüenza.  Esta es una consecuencia lógica: la represión mina nuestra autoestima.

 Definitivamente hay una relación entre la autoestima y la vergüenza, lo que normalmente nos provoca vergüenza son aquellas situaciones en las cuales nos sentimos humillados y es cuanto más personas se dan cuenta, mayor será el grado de la misma, hacer algo incorrecto es una de ellas, ya sea de forma involuntaria o porque fue a propósito y alguien nos  descubrió. 

Es curioso porque los seres humanos nacemos sin vergüenza, esa sensación de pena la adquirimos a medida que crecemos, esto ocurre entre los dos y tres años de vida, cuando el niño ya es consciente de sí y sabe que las personas que se encuentran a su alrededor consideran que algunos de sus comportamientos son impropios,  de hecho, no es casualidad que la gente suela desinhibirse con el alcohol o las drogas, porque precisamente esas sustancias provocan la pérdida de contacto con la realidad.   

Algo es seguro: la vergüenza condiciona nuestro actuar, y en muchos casos puede ser una mochila pesada de llevar.

 Hay personas que pueden sentir excesivo temor a quedar en ridículo o a ser rechazados y debido a ello se aplican una especie de autocensura, es decir, dejan de intentar muchas situaciones o actos en los cuales sienten que no darán el ancho y quedarán expuestos a la humillación.

Es cierto que la vergüenza nos evita muchas veces, hacer el ridículo, pero también es la excusa perfecta para evitar esforzarnos por intentar algo para lo cual al final hasta podemos ser muy buenos. 

Entonces se convierte en un lastre para nuestro desarrollo: por ejemplo, cuando evitamos determinadas situaciones que realmente nos harían bien solo porque tenemos miedo a cometer un error y quedar expuestos.

Para eso es importante identificar si la nuestra es una vergüenza funcional o disfuncional, la primera es la que nos ayuda a evitar errores y protegernos en determinados contextos amenazantes, la segunda, en cambio, es la que tiende a invadirlo todo para bloquearnos y no dejarnos progresar. 

 Un buen ejemplo de cómo superar una vergüenza disfuncional es el caso de Demóstenes, gran orador griego, quien era tartamudo, sin embargo, esa incapacidad no le paralizó ni le frustró, todo lo contrario, se metía piedritas en la boca para practicar hasta lograr vencer su impedimento y llegar a ser un renombrado orador.

Recordemos que la tartamudez aumenta con el temor y/o ansiedad de quedar mal al hablar. Por eso es importante, antes que nada, identificar cuáles son las cosas que nos dan vergüenza para trabajar en ellas, puede ser hablar en público, bailar, ser más sinceros con los demás, etc.

Si la vergüenza es debido a baja autoestima o temores infundados se puede mejorar muchísimo, será más difícil cuando sea provocada por algo que realmente hemos hecho mal y queda en evidencia,  el tiempo y el tratar de resolver la situación de la mejor manera posible también pueden ayudar.