Un retorno triste para una familia salvadoreña

Foto: Cortesía.
Por Deysi Domínguez

El Salvador –  En un vuelo de las 8:30 de la noche se espera que aterrice el avión que transporta el ataúd de Lorena Elizabeth Delgado Guillen, una joven de 23 años, originaria de Ilobasco, Cabañas, El Salvador, quien murió congelada en Carrizo, Texas, Estados Unidos, el pasado 14 de febrero, en un viaje ilegal en busca del sueño americano.

Lorena Elizabeth, emprendió el riesgoso viaje el pasado 10 de enero, donde jamás imaginó que en ese trayecto encontraría su muerte.

De acuerdo, a la cronología que manejan sus parientes, la joven salvadoreña, logró comunicarse con ellos, dos días antes de su muerte, en el que informaba que estaba por cruzar la frontera, con la ilusión de reencontrarse con sus hermanos. 

Sin embargo, las bajas temperaturas que ocurrían en esos días, llegó a complicarle la salud a la joven, quien fue abandonada por el coyote, y el grupo con el que viajaba, dejándola en un sitio desolado que no logró llegar a su destino.