4 diciembre, 2022

Tribunal Supremo de EE.UU. dictamina que sus ciudadanos tienen derecho de portar armas de fuego en público

El fallo tuvo el voto a favor de los seis jueces conservadores del tribunal y en contra de los tres progresistas.

Redacción Voz de la Diáspora

Estados Unidos – En una decisión histórica y en medio de múltiples casos de tiroteos y masacres con uso de armas de fuego, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictamino que sus ciudadanos tienen el derecho fundamental de portar armas de fuego en público, en una decisión trascendente que evitará que los estados restrinjan con normativa propia a las personas de hacerlo.

El fallo tuvo el voto a favor de los seis jueces conservadores del tribunal y en contra de los tres progresistas. Por su parte, los magistrados criticaron que la decisión del tribunal “puede tener consecuencias letales”.

La resolución puede tener ahora implicaciones en otros siete estados con leyes similares: California, Delaware, Hawái, Maryland, Massachusetts, Nueva Jersey y Rhode Island.

El fallo se produce en pleno debate nacional sobre la posesión de armas en el país, consagrada en la Segunda Enmienda de la Constitución, tras los recientes tiroteos masivos.

“¡La NRA logra una victoria!”, exclamo la Asociación Nacional del Rifle en Twitter para resaltar que el máximo tribunal estadounidense haya declarado “inconstitucionales” las “restricciones” al porte de armas previstas en una ley del estado de Nueva York.

“Trabajaremos juntos para mitigar los riesgos que creará esta decisión una vez que se implemente, ya que no podemos permitir que Nueva York se convierta en el Salvaje Oeste”, dijo en un comunicado el alcalde de la ciudad, Eric Adams.

“Terrible, absolutamente terrible”, reacciona la gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul, calificando de “día negro” el fallo del Tribunal Supremo de EEUU que garantiza la portación de armas de fuego en público.

“Estoy profundamente decepcionado por el fallo del Tribunal Supremo”, dice el presidente de EEUU, Joe Biden. “Este fallo contradice tanto el sentido común como la Constitución, y debería preocuparnos profundamente a todos”, agrega.