2 diciembre, 2022

Tiempo con los hijos

Es importante que los padres dediquen tiempo calidad a sus hijos. Foto: Cortesía.

Por Dra. Margarita Burgos
 
Hay veces, y cada vez con más frecuencia, no nos alcanzan las 24 horas del día para hacer todo lo que queremos y/o debemos. El trabajo nos consume la mayor parte del tiempo, y más si hay que hacer horas extras. El tráfico nos quita vida y las reuniones innecesarias e improductivas nos consumen valiosos minutos además de nuestra preciada paciencia.
 
Todo eso, más el tiempo reservado para ver la serie que nos tiene atrapados, la hora en el gimnasio o lo que invertimos viendo las redes sociales nos da un déficit importante. Allí se nos va nuestro día sin darnos cuenta que no hemos dedicado tiempo para estar con nuestros hijos.
Por supuesto que es difícil encontrar tiempo para estar con ellos, pero tampoco imposible. A muchos padres no les agrada realmente estar con los hijos, sobre todo a los hombres. Sin embargo, es clave para aprender a construir relaciones con otras personas.
 
Recuerdo que yo tenía que trabajar para sacar a flote a mi familia, pero tuve la fortuna de tener casa y oficina en el mismo lugar, lo cual me permitía verlos en cualquier momentito libre que tenía. También les puse un teléfono solo para ellos y les llamaba desde la oficina, de manera que siempre me sintieran presente.
Como madre, los sábados los llevaba al cine, ya que al padre no le gustaba. Mirábamos películas de niños y disfrutábamos en familia completa luego.  Recuerdo tantas veces que salía corriendo del consultorio aun cuando la gente no me dejaba, ya que seguían haciendo preguntas en la sala de espera.
 
Eran mis grandes momentos, lo mismo que ir a La Palma. Ya más grandecitos y en vacaciones
largas, preferí empezar a hacerlos viajar y así aprendieron incluso otros idiomas como el francés y algo de alemán.
 
Es importante que los niños sientan el compromiso de los padres. Yo tenía una empleada a la que le ponía por escrito todo lo que había que hacer. Eso incluía menús quincenales para que ellos no se aburrieran. Había noches de pupusas y brownies cada quince días, y casi siempre lo hacíamos en la terraza con alegría y procurando poner música bonita y que a ellos les agradaba, como la de ” Titanic” y hablando de noticias y dejandoles opinar.
 
No está mal programarles muchas actividades, sobre todo si los padres pasan muy ocupados,  pero tienen que ser actividades que a ellos les agraden. También es bueno intercambiar cosas de rutina con otras sorpresivas. A veces se trata de improvisar y dar sorpresa… También tuve la suerte de tener buenas amistades que se los llevaban los fines de semanas largos cuando yo tenía que trabajar.
 
En la mayoría de los casos el tiempo de familia que se comparte es poco, y encima no siempre es de calidad. Es decir, el poco tiempo que se comparte no se aprovecha. En vez de utilizar ese espacio para educarlos y dialogar, generalmente solo se habla de banalidades.
 
En ese sentido, puede que las estadísticas engañen. Una investigación publicada recientemente concluye que las madres y los padres de los EE. UU. de hoy dedican al menos tantas horas a la semana al cuidado de sus hijos como lo hacían los padres hace cuatro décadas, durante una era que, en la imaginación popular, era una era dorada de unión familiar. Sin embargo, cantidad de tiempo no es igual a calidad, y en la actualidad hay más elementos distractores que conspiran en la fluidez de la relación familiar, más allá de que estén juntos.
 
Una de las consecuencias de pasar poco tiempo en familia es no sentir amor verdadero, además de generar un enorme vacío. Para peor, vendrán malos amigos que llenarán esos espacios y esas platicas, pero de mala manera. También provocará que formemos seres solitarios y con baja autoestima. Por supuesto que hay niños más sociables que otros, pero la socialización y el compartir en familia  es fundamental para elevar autoestima y afrontar mejor la presión de grupo.