Texas decreta uso obligatorio de mascarilla hasta finales de agosto

Por María T. Morales

Houston, Texas. Luego de mantener un estira y encoge con líderes locales como alcaldes y jefes de condados, finalmente, Gregg Abbott, gobernador de Texas, declaró obligatorio el uso de mascarillas en todo el estado, a raíz del alza imparable de contagios por el COVID-19.

A partir del jueves, si bien no habrá prisión para quienes violenten tal medida, el funcionario declaró que sí, se impondrán multas de $250. 

Las cifras de contagiados, esta semana a escala nacional subió a 2 millones 679 mil 230. Los estados de Texas, La Florida y Arizona, son de los que más han reportado aumento de casos, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, por sus siglas en inglés.

De esta cifra, han fallecido, en toda la unión americana, un total de 128 mil 24. De estos, 725 fallecieron esta semana.

La cifra total de contagios indica una tasa de 817.4 casos por 100 mil habitantes, según datos oficiales.

Estos alarmantes datos han provocado, en los últimos días, que se haya disparado la demanda por practicarse la prueba del COVID-19, especialmente en Texas.

Lina Hidalgo, jueza del condado Harris, uno de los más poblados por hispanos en Texas, declaró que los hospitales excedieron su capacidad en las unidades de cuidados intensivos.

En tanto, expertos instaron a la población, a continuar con el lavado constante de manos, uso de alcohol gel, así como el distanciamiento social de seis pies.

Además, del uso de mascarillas, las autoridades ya cerraron bares, y solicitaron a restaurantes, reducir al 25% la capacidad instalada de comensales.

Actualmente los restaurantes ocupan el 50%, por lo que reducir es solo una sugerencia, dijo Sylvester Turner, alcalde de Houston.