Salvadoreños en Winnipeg apoyarán a su país con proyectos sociales y culturales desde Canadá

Nuevas Ideas WInnipeg es un movimiento abierto, cuyo objetivo es apoyar a los salvadoreños desde el exterior.
Redacción Voz de la Diáspora

Ayudar y mantener una relación de intercambio ya sea social o cultural con las comunidades en El Salvador es el motor que impulsa a Nuevas Ideas Winnipeg Salvadorean Canadian Inc. a seguir trabajando para que los mayores beneficiados sean las personas de escasos recursos.

Jorge Figueroa, coordinador del movimiento, explica que «ayudar» es un trabajo que han realizado con un grupo de salvadoreños a título personal. «Los que tenemos más de treinta años de estar acá siempre hemos querido a nuestro país y hemos apoyado a comunidades. Con Nayib nos entró la inquietud y empezamos a ver qué posibilidades habían que nos reconocieran legalmente».

Es así como en julio de 2018 legalizaron el movimiento y lo que antes hacían a título personal hoy lo realizan bajo el nombre de «Nuevas Ideas».

Figueroa explica que el movimiento es abierto y es de tipo social, cultural y artístico.

Con la llegada del presidente Nayib Bukele se alistan para afinar los contactos y darle forma a los proyectos que tienen en mente.

Por ahora el plan inmediato es el envío de insumos médicos para el Hospital «Jorge Mazzini Villacorta» en el departamento de Sonsonate.

También se enfocarían en recaudar el dinero para pagar la instalación eléctrica y agua potable en comunidades de escasos recursos.

En una agenda a mediano plazo gestionarían becas para jóvenes salvadoreños e intercambios culturales entre Winnipeg y El Salvador.

Jorge Figueroa es un reconocido escultor y director del Instituto de Escultores en Winnipeg, lo cual le impulsa a trabajar en la rama cultural artística para que los proyectos puedan ser una realidad.

Consulado en Winnipeg

Otro plan de este movimiento es hacer la petición formal de un consulado para la ciudad de Winnipeg, porque es una diáspora que ha estado abandonada y aunque ha recibido atención del Consulado de Toronto por medio de consulados móviles o ventanillas no es lo mismo.

Si los salvadoreños deciden realizar sus trámites personalmente en Toronto, los costos económicos son verdaderamente altos. Incluye por ejemplo viajar y pagar la estadía en otra provincia, pagar los servicios legales, y no percibir salario porque deben dejar de trabajar mientras realizan el trámite.

El movimiento de Nuevas Ideas Winnipeg sabe que el trabajo del nuevo gobierno para mejorar la situación en El Salvador no será fácil y que muchos no son procesos de corto plazo, «nosotros no esperamos la bola mágica, son procesos largos que tendrán sus fallas pero se puede salir adelante y esa es nuestra esperanza. En materia de seguridad le garantizo que el presidente con su gabinete va hacer mucho más de lo que no hicieron en 30 años los gobiernos».

Figueroa espera que todos los proyectos se vayan realizando con el apoyo de los contactos porque su visión es aportar desde el exterior a construir un mejor El Salvador.