Reactivación económica y generación de mano de obra panameña

Imagen del Área Económica Especial de Panamá Pacífico.
Redacción Voz de la Diáspora

Pese a los efectos de la pandemia por COVID-19, las bases del potencial que posee la economía panameña para consolidarse como “hub” de negocios de clase mundial no han cambiado.

Sin embargo, para lograr esa meta, el país necesita reforzar el trabajo y hacer nuevas inversiones para crear el escenario ideal que atraiga empresas extranjeras al más alto nivel.

Panamá necesita adoptar más tecnología, desarrollar una mano de obra calificada, y garantizar la seguridad jurídica a las empresas extranjeras, ya que el inversionista busca reglas claras para operar con estabilidad jurídica y recurso humano capacitado y competente.

Para Hernán Riveros, Gerente de Desarrollo Estratégico de Clientes de Panamá Pacífico, de las crisis se puede extraer lo positivo, y en ese contexto esta área económica ve grandes oportunidades al fortalecer el engranaje logístico.

“Somos el país que tiene la conexión más corta entre los dos oceános, eso nos permite llegar a ser un centro de distribución mundial por excelencia”, selaña Riveros.

Panamá es un país muy bien conectado con ventajas para competir mundialmente, una moneda fuerte que le agrega competitividad comparado con otras naciones; regímenes incentivados para diferentes tipos de industrias, y un centro bancario internacional compuesto por más de 70 bancos establecidos en el país que facilitan hacer negocios dentro y fuera de Panamá.

“El país también cuenta con una zona económica como Panamá Pacífico con leyes especiales para los trabajadores y diferentes beneficios tributarios para las empresas internacionales instaladas en el área”, asegura Hernán Riveros.

La ubicación de Panamá Pacífico es ideal para hacer negocios, la cercanía a los puertos más importantes del país puede ser un atractivo para empresas que deseen manufacturar un producto y comercializarlo a nivel mundial.

Asimismo ofrece beneficios fiscales y de contratación de recurso humano, muy atractivos, por eso la competencia mundial de este tipo de zonas es alta, y es vital mantenerla para atraer a las empresas.

Dada su importancia a pesar de la crisis en 2020 se aprobaron 10 sedes de empresas multinacionales en el país, según datos oficiales, sin embargo, seguimos preguntándonos, ¿qué aleja a las empresas para que se establezcan en Panamá?

Desafíos

La incertidumbre es un elemento que se convierte en un “enemigo de la inversión”, por ello, es importante establecer leyes que realmente se cumplan para que haya certeza del conocimiento legal y de la normatividad que existe en el país.

El tema de la formación es otro factor determinante, de ahí, la importancia de invertir más en la generación de conocimiento a través de la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación para no perder competitividad en el mercado global.

Es necesario adecuar el sistema educativo de acuerdo a la realidad y las necesidades de las empresas, es decir empezar a ser creadores de tecnologías y no solo usuarios de las tecnologías existentes.

Panamá necesita más ingenieros y científicos que puedan generar innovaciones y conocimiento que agreguen valor a los productos y servicios de las empresas.

Durante el primer semestre del 2020 Panamá registró $1,429 millones en Inversión Extranjera Directa (IED), una caída del 25.4% o $486 millones menos comparado con el mismo lapso del año previo, según la Contraloría General de la República.

El año pasado en general el desempeño de las IED fue negativo en todo el mundo, tras caer en un 40% en medio de la crisis global provocada por la pandemia, según un reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El organismo prevé que en 2021 seguirá el descenso de las IED pero en menor proporción entre un 5% y 10%.

“De ahí, la importancia de promocionar más a Panamá en el exterior para potenciar las bondades que este país ofrece”, dijo Riveros.

Esfuerzos combinados

Panamá Pacífico es sin duda un ejemplo de las ventajas que ofrece el país a los inversionistas al más alto nivel, y es clave para la reactivación económica.  

Desde su instalación solo en infraestructura ha invertido más de mil millones de dólares constituyéndose en una importante inyección para la economía panameña, además de ser fuente de generación de empleos.

En la actualidad emplea a más de 10,000 colaboradores que hacen parte de la comunidad comercial del área, quienes reciben salarios competitivos, en la actualidad Panamá Pacífico mantiene el salario mínimo más alto del país.

Durante el 2020, el Área de Panamá Pacífico se destacó como uno de los complejos industriales más competitivos, y más grandes del territorio nacional, poniendo a prueba sus capacidades.

Más de 300 empresas se mantuvieron activas como bastiones de la cadena logística, y lo hicieron de manera organizada, cumpliendo con las medidas de bioseguridad.

Una de esas empresas es Panama Transshipmer Group PTG, operador logístico dedicado al trasiego de contenedores, y a la atención de equipos refrigerados en las instalaciones portuarias y barcos.

Otra empresa ejemplo de la alta productividad para suplir necesidades claves es FedEx, que se ha mantenido operando con las entregas de insumos médicos para atender la creciente demanda por COVID-19.

De ahí que leyes como EMMA y SEM se convierten en buenas noticias para las Áreas Económicas Especiales como Panamá Pacífico y otras zonas francas.

La ley refuerza el establecimiento de las empresas dentro de Panamá Pacífico, cuya infraestructura permite el óptimo desarrollo de la industria manufacturera.

En Panamá, la actividad logística es uno de los principales motores de la economía, la cual de acuerdo al Ministerio de Comercio e Industria, aporta el 30% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, por lo que su sostenibilidad es crucial para garantizar la recuperación y reactivación de todas las actividades.

Panamá está pasando por un momento clave para volverse más competitivo y ofrecer las mejores condiciones para quienes quieran invertir en el país.

Se han impulsado normativas que motivan la llegada de capital extranjero, como las Sedes de Empresas Multinacionales, que en los últimos años atrajo a decenas de compañías financieras, tecnológicas y de servicios, entre otros.

Para el economista Víctor Cruz, la pandemia ha afectado al orbe en su totalidad, por lo tanto, la eficiencia y competitividad de los países se ha visto trastocada, sin embargo siempre se abren nuevas oportunidades aun en tiempos de crisis. “La base de las inversiones realizadas hasta ahora en las diversas áreas como carreteras, electricidad, saneamiento y transporte perfila a Panamá a mantener su competitividad. Si las empresas mudaran parte de su operación a Panamá y no simplemente una serie de tareas, entonces la competitividad de la economía tendría otra cara”, enfatiza.

De acuerdo al economista Cruz, la legislación de Panamá Pacífico que promueve la atracción de inversiones es favorable, al igual que otras zonas de exportación, pero las operaciones requieren de mayor peso para generar un aporte superior a lo que hoy en día se refleja.