¿Quién era Gabriel Wortman?

Gabriel Wortman un dentista convertido en asesino, que puso en jaque a las autoridades canadienses durante 12 horas. El hombre de 51 años, es el presunto culpable del mayor tiroteo registrado en la historia de este país norteamericano.

Las autoridades canadienses presumen que Wortman asesinó -entre la noche del sábado 18 y domingo 19 de abril- a por lo menos 18 personas que vivían en la zona rural de la provincia de Nueva Escocia, en los pequeños pueblos de Portequipe, Truro, Milford y Enfield.

Tras 8 horas de persecución, la Real Policía Montada de Canadá publicó en su cuenta de TW la foto de Wortman y desde ese momento los cometarios de quienes lo conocieron, eran sus amigos o fueron sus vecinos, empezaron a surgir en las redes sociales y en los diferentes medios de comunicación.

¿Quién era el asesino en sus propias palabras?

The Canadian Press confirmó que Wortman se graduó de la escuela secundaria Riverview en el año 1986. En el anuario de este año, se ve a un joven Gabriel que se describe así mismo haciendo caballitos en su moto Honda XR 500R y yendo a esquiar con sus amigos. Alguien al que le disgusta “el clima frio y la clase de ingles”.

La nota escalofriante de esta publicación, si tomamos como referencia lo acontecido durante este fin de semana, llega cuando leemos que el Gabriel de 1986, insinúa una futura carrera como oficial de la Real Policía Montada de Canadá.

En esta misma época, Gabriel fue amigo de Lisa Brush, quien en su cuenta de Twitter le describió como “un buen amigo y una persona increíble. Siempre sonriendo y siempre amable”.

A finales de la década de los 80, Wortman asistió a la Universidad de New Brunswick. Ahí se hizo amigo de la ahora comediante y tv host, Candy Palmater. En una entrevista con el Chronicle Herald, Palmater dijo que Gabriel era uno “amigo querido” que incluso conoció a sus padres y demás miembros de su familia, y que juntos fueron “inseparables” durante al menos un año.

“Siempre sentí que no estaba muy cómodo con su propia piel, pero pensé que a medida que madurara, crecería en sí mismo… Gabriel siempre tuvo tristeza por él, pero me sorprendió mucho saber que había lastimado a otras personas. No sé cómo fue su vida adulta posterior, pero puedo decirte que en la universidad, la gente no era amable con él¨, sentencia Palmater.

La comediante dejó entrever que Wortman sufrió acoso su época como estudiante universitario: “Él era un poco diferente, como yo soy un poco diferente, pero era hermoso y tenía un corazón muy profundo; pero era la peor parte de las bromas de todos”.

Al terminar la Universidad, un Gabriel Wortman que ahora era dentista, se mudó la provincia de Nueva Escocia y con el tiempo, fundó la Clínica de Dentaduras Atlánticas, con al menos dos sucursales: una en la ciudad de Dartmouth y otra en Halifax, la capital de la provincia.

Atlantic Denture Clinic, sucursal Dartmounth. Foto de Google maps.

El asesino que fue considerado un “ángel”

En 2004, Wortman fue famoso en toda la provincia de Nueva Escocia, luego de que saliera en un reportaje de CTV News Atlantic, una televisora local. La historia mostraba a un dentista generoso que donó una dentadura postiza para una madre soltera que había sobrevivido al cáncer pero a causa de la quimioterapia, había perdido todos sus dientes.

“Mi madre siempre me decía que hay ángeles entre nosotros que caminan sobre la faz de la tierra, y para mí, eso es lo que estas personas son”, expresó la beneficiada en referencia a la donación de Wortman.

Un vecino servicial y muy amable

En la ciudad de Portapique, donde comenzó la tragedia que terminaría con la vida de 18 personas durante el pasado fin de semana, los vecinos que conocían a Gabriel Wortman le describieron como un hombre de clase alta, “muy amable y orgulloso de su enorme y hermosa casa frente a la Bahía de Cobequid y de sus otras propiedades”.

“Muy, muy sorprendida de pensar que alguien que hemos conocido por tanto tiempo, un buen vecino, un vecino servicial y muy amable, alguna vez pensaría en hacer una tragedia”, sostuvo Lillian McCormack ante las cámaras de CTV News Atlantics el 19 de abril.

Los McCormack no solo describen a Wortman como un buen y amable vecino, si no también como un fantástico carpintero y mecánico.

Lillian McCormack y su esposo durante una entrevista para CTV News Atlantic.

Sin embargo, no todos se mostraron sorprendidos con los crímenes de Wortman. Nancy Hudson dijo que conoció al canadiense hace unos 18 años cuando compró una propiedad ubicada a pocos pasos de la casa del presunto perpetrador.

Hudson dijo que en una oportunidad en una fogata que compartía con sus vecinos, presenció una pelea entre Wortman y quien en ese momento era su pareja de hecho (que se presume está entre las victimas del tiroteo), y desde entonces consideró que el dentista tenía “una obsesión nada sana” con su novia y que “solía estar muy celoso porque la chica era muy hermosa”.

Sus allegados también confirmaron a The Canadian Press, la fascinación que desde la adolescencia, el atacante tenía con la Real Policía Montada de Canadá (RCMP por sus siglas en ingles), y quienes conocieron su casa dijeron que parecía ser un “santuario de las fuerzas de seguridad canadienses”.

Esta extraña atracción podría explicar el que Wortman cometiera la mayor parte de sus crímenes a bordo de una patrulla hechiza y vistiendo un uniforme policial, algo que para las autoridades es evidencia suficiente de que el criminal había estudiado con antelación su sangriento plan.

“El hecho de que este individuo tuviera un uniforme y un coche de policía a su disposición ciertamente habla de que no es un acto al azar”, puntualizó el oficial de operaciones criminales del RCMP de Nueva Escocia, Chris Leather, en una conferencia de prensa el lunes.

Hasta el momento los investigadores continúan reuniendo pistas de 16 escenas del crimen en el centro y el norte de Nueva Escocia. 5 de estas 16 escenas, incluyen edificios y casas incendiadas, por lo que no descartan que el numero de victimas de Gabriel Wortman, crezca en las próximas horas.