Personal médico que atiende emergencia en Italia exige protección por pandemia

Engelberto Maldonado Pérez, Italia

Este miércoles, en Italia, los médicos rechazaron las mascarillas entregadas por Protección Civil italiana, por considerar que no reúnen las condiciones adecuadas para proteger al personal que trabaja durante la pandemia, provocada por el coronavirus.

Pero además, el gremio de enfermeras lamentó que hasta la fecha siguen esperando los dispositivos sanitarios que garanticen la seguridad laboral ante la actual emergencia.

El presidente del Colegio Medico, Filippo Anelli hizo un llamado a todos los presidentes de las gremiales regionales para que no distribuyan las mascarillas recibidas por considerarlas inseguras.

La orden de parar la distribución también fue extendida al Ministerio de Salud para que ordene a la empresa fabricante, suspender la producción mientras no adecuen los parámetros exigidos para la protección del personal hospitalario en el territorio italiano.

Anelli afirmó haber advertido a la Protección Civil de donde recibieron inmediata respuesta argumentando que el producto no era igual al contratado con el fabricante.

Por su parte, la gremial de enfermeras y enfermeros lamentó que “continua una falla enorme en lo que respecta a la disponibilidad de dispositivos de protección individual, sin contar el hecho que al aumentar el contagio de operadores sanitarios y ciudadanos todavía no existe un acuerdo en hacer,  periodicamente, tes de verificación a contagios, al personal hospitalario”.

El boletín del gremio médico, expone también, que hasta el 28 de marzo se contabilizaban 7,763 personas del gremio infectados por covid 19 y este número puede crecer exponencialmente si continúan a trabajar en las actuales condiciones.

Recordaron al Primer Ministro Giuseppe Conte, que decir estar del lado de los médicos y operadores sanitarios en esta emergencia, significa protegerlos en los centros de trabajo poniendo a su disposición todo lo necesario.

Los enfermeros señalaron, que el numero disponible de camas para terapias intensivas y la cantidad de ventiladores terapéuticos son insuficientes lo cual deja al personal a hacer elecciones difíciles que dejan problemas psicológicos graves a los cuales se debe poner atención.  

Sin hacer una vinculación clara con la situación, el gremio dejo entre ver que dos enfermeras se suicidaron en el país, debió al trauma causado por la presión de la avalancha de pacientes, la escases de espacios disponibles para a atención y la carencia de dispositivos sanitarios.