Panamá registra ingreso de unos 2 mil migrantes indocumentados procedentes de Suramérica

Foto: Cortesía MINSEG.
Por Elida Moreno

Panamá confirmó que unos 2 mil migrantes indocumentados ingresaron al país en los últimos días procedentes de Suramérica a través de la peligrosa selva de Darién fronteriza con Colombia en medio de la crisis sanitaria del coronavirus, informó el Ministerio de Seguridad.

“En las últimas dos semanas han ingresado 2 mil migrantes extracontinentales y haitianos, familias enteras con mujeres embarazadas y niños que arriesgan la vida al caminar por la boscosa selva por más de 10 horas”, afirmó el Ministro de Seguridad, Juan Pino.

Pino viajó a Darién con un equipo de gobierno, que incluyó a la viceministra de Salud, Ivette Berrío para evaluar la situación, tras el arribo la noche del miércoles de unos 442 migrantes a Bajo Chiquito, una zona inhóspita fronteriza que recibe a diario a los extranjeros que van en tránsito hacia el norte del continente.

Foto: Cortesía MINSEG.

Pino explicó que la meta es ofrecer la asistencia que corresponde a los migrantes como se ha hecho durante toda la pandemia, y “mantener el flujo controlado” hacia el norte sin que ingresen a las poblaciones panameñas para evitar cualquier tipo de contagio.

En lo que va del año y tras la apertura de la frontera, 7 mil migrantes han transitado por el país procedentes de Suramérica, de los cuales unos 3,400 migrantes todavía permanecen en Panamá, según las autoridades.

La viceministra Berrio explicó que los migrantes están en lugares específicos de la provincia del Darién donde se les ofrecerá atención integral de salud a las mujeres embarazadas y niños migrantes para permitir que sigan su camino.

Foto: Cortesía MINSEG.

Un reciente informe de UNICEF destacó que en los últimos 4 años, más de 46.500 migrantes han cruzado la selva del Darién, de los cuales 6.240 son niños, niñas y adolescentes. 

“Con las restricciones a la movilidad y el cierre de las fronteras para frenar la propagación del COVID-19, este flujo migratorio irregular se frenó, pero no se detuvo del todo”, dijo la agencia de Naciones Unidas.

Agregó que la selva del Darién, entre Colombia y Panamá, es una de las rutas más peligrosas del mundo debido al terreno montañoso, la fauna y los insectos, así como la presencia de organizaciones criminales.