Panamá inició pruebas con vacunas contra el COVID-19

Redacción Voz de la Diáspora

Panamá inició el ensayo clínico de fase 2 de una vacuna contra el coronavirus de la compañía alemana de biotecnología CureVac AG con 250 voluntarios que realiza el Consorcio de investigaciones de Vacunas COVID-19 de Panamá, informaron expertos vinculados al estudio.

La vacuna forma parte de COVAX, un mecanismo de carácter multilateral que lidera la Organización Mundial de la Salud, cuyo objetivo principal es promover el acceso equitativo de todos los países miembros a las vacunas.

El ensayo clínico controlado permitirá evaluar “la seguridad, la reactogenicidad y la inmunogenicidad” de la vacuna contra el SARS-CoV-2, según el infectólogo, Xavier Sáez-Llorens, quien es el investigador principal.

Durante los próximos trece meses los voluntarios, mayores de edad, serán evaluados por los médicos para confirmar la seguridad y la dosis adecuada del medicamento, afirmó Sáez-Llorens.

Con esto Panamá busca garantizar a futuro el acceso oportuno a las vacunas que resulten exitosas tras las investigaciones que se realizan en distintos países que trabajan por encontrar la vacuna contra el COVID-19.

En agosto pasado, el Comité Nacional de Bioética de la Investigación (CNBI) aprobó el estudio de la vacuna alemana.

“En esta fase, participarán 250 personas aquí en Panamá. Todos los participantes, sin excepción, deberán firmar un consentimiento ampliamente detallado previo a la primera aplicación de la vacuna”, explicó Sáez-Llorens.

De esa manera habrá una garantía que todas las interrogantes sobre el estudio y los posibles riesgos y efectos secundarios fueron respondidas de forma satisfactoria, sin embargo el experto aclaró que la firma del formulario de consentimiento informado no significa que el voluntario renuncia a ninguno de sus derechos legales.

Los voluntarios fueron sometidos a exámenes médicos para verificar su elegibilidad, además cuentan con cobertura de una póliza de seguro por si llegara a presentarse cualquier reacción adversa asociada a la vacuna del estudio, ya que siempre existe la posibilidad que ocurran reacciones temporales individuales.

La investigación es desarrollada por el Consorcio de investigaciones de Vacunas COVID-19 formado por el Centro de investigación CEVAXIN y el Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (INDICASAT-AIP) con el aval de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT).

Por su parte del gobierno dijo que como parte del mecanismo COVAX, Panamá espera acceder a 1.3 millones de dosis de vacunas que serán utilizadas para una primera fase de la inmunización destinada a grupos grupos vulnerables, y de mayor exposición al virus.

El grupo representa alrededor del 28% de la población total, que incluye 42 mil trabajadores de la salud, 585 mil adultos mayores de 60 años, 85 mil miembros de los estamentos de seguridad, y cerca de 400 mil personas con enfermedades crónicas.

La viceministra de Salud, Ivette Berrío indicó que solo adquirirán las vacuna debidamente testadas y autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Al mismo tiempo el país hace gestiones con farmacéuticas de distintos países que han logrado avanzar con sus estudios hasta las fases II o III a fin de garantizar las vacunas para 4.2 millones de habitantes.