Países del Triángulo Norte recibirán apoyo de EE.UU. por contribuir a reducción de migración ilegal

Foto cortesía ICE, Texas.
Por Carmen Rodríguez, Washington DC

El secretario del Departamento de Estado, Michael Pompeo, dijo el lunes que Estados Unidos, destinará para El Salvador, Honduras y Guatemala, países del Triángulo Norte, un fondo, por su trabajo para combatir la migración ilegal de sus ciudadanos.

Los tres países centroamericanos, no han detenido la recepción de vuelos con personas deportadas desde Estados Unidos, en medio de la pandemia provocada por el coronavirus.

Pompeo, dijo que informó al Congreso, que la Administración del presidente Donald Trump, pretende continuar con la “asistencia” para los tres países, como parte de la implementación de la política del Gobierno Estadounidense para detener la migración ilegal en el país.

“Este paso importante para continuar implementando las políticas del Presidente, que tienen como meta la reducción de la migración ilegal a los Estados Unidos; para implementar los Acuerdos de Cooperación de Asilo (ACAS)”, dijo Pompeo, en un comunicado.

El comunicado oficial, detalla que gracias al apoyo recibido por los países centroamericanos, Estados Unidos logró disminuir en un 76% la migración ilegal, desde que inició la crisis humanitaria en la frontera sur del país en 2019.

Deportaciones en la pandemia

En efecto, en 2019 El Salvador, Guatemala y Honduras, firmaron con Estados Unidos, el acuerdo ACAS, en el que los gobiernos de estos países se comprometieron a recibir a los deportados y a los ciudadanos que solicitan asilo y que son rechazados por la Administración Trump.

Aunque, a principios de 2020, el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, dijo que su país no tenía la capacidad de recibir a todas las personas deportadas de Estados Unidos, los vuelos con deportados no dejaron de llegar a El Salvador, incluso en medio de la pandemia por coronavirus.

Guatemala también intentó frenar la recepción de estos vuelos; sin embargo, la medida se sostuvo en el país solo por tres días. Mientras tanto, Honduras, no hizo ningún intento por contradecir las medidas adoptadas por la Administración Trump, ni las deportaciones.

De acuerdo a datos de organizaciones civiles que trabajan en Centroamérica y México, en las últimas semanas, mientras los países luchan para controlar la pandemia del Covid-19, Estados Unidos deportó entre 1,200 y 150 personas al Triángulo Norte y al territorio mexicano.