Organizaciones apoyan a la diáspora salvadoreña en Italia

FOTO VD/ Rosy Figueroa.
El fenómeno migratorio de los salvadoreños en Italia ha sido motivo de estudio en diferentes instituciones académicas.

Por Rosy Figueroa

Italia es el país europeo que recibe el mayor número de migrantes salvadoreños, según datos publicados el 1 de enero de 2017 por el Instituto Nacional de Estadísticas (ISTAT).

Las estadísticas cuantifican la población de salvadoreños en Italia en 18 mil 707; de ellos, 10 mil 840 residen en Lombardía y 7 mil 867 en Milán. Por eso, la migración del país centroamericano es un punto de estudio para diferentes organizaciones no gubernamentales, universidades y centros de estudios privados en Italia, sobre todo porque el fenómeno migratorio se intensificó en los últimos 10 años.

Soleterre Onus es una organización que vela por el derecho a la salud y hace una década trabaja con la diáspora salvadoreña en Italia, y se conecta con El Salvador gracias al financiamiento de la Agencia Italiana para la Cooperación y el Desarrollo (AICS), los socios de la Fundación Iniciativas y Estudios Multi étnicos (ISMU) y el Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador (GMIES).

Este miércoles dichas organizaciones realizaron un conversatorio con diferentes asociaciones de la sociedad civil, consulado de El Salvador y migrantes salvadoreños para relatar su experiencia personal.

Los proyectos sociales que estas organizaciones lanzan en El Salvador benefician a familias principalmente en los departamentos de Chalatenango y La Paz; aunque también apoyan a migrantes en Lombardía, aportando herramientas esenciales para que la adaptación en Italia sea menos complicada para los inmigrantes. Además, ayudan a los salvadoreños en el proceso de regreso a su país, ya sea que lo hagan de manera voluntaria o forzada por la situación migratoria ilegal en Italia.

Los sociólogos, psicológicos y estudiosos en temas de migración concluyen que El Salvador vive una etapa de “Alarma social”, donde ya no es una opción migrar, sino más bien una obligación, debido a los diferentes problemas sociales, políticos que se atraviesan en el país. Los estudios revelan una alza en la petición de asilo político, a pesar que no todos logran aprobar la comisión y obtener éxito en las demandas.