32 mil niños deportados de Estados Unidos según UNICEF

Foto ilustrativa: Marlon Hernández.
Redacción Voz de la Diáspora

Más de 32 mil niños, que buscaban asilo o refugio, fueron devueltos a sus países de origen en Centro Amérca por Estados Unidos y México en lo que va del 2019, según datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Según la organización, las nuevas políticas migratorias adoptadas por los países del Triángulo del Norte y México, impactan y dificultan el acceso a procesos de asilo y de seguridad para los menores que huyen de la violencia y la pobreza en sus países.

Además, los datos de UNICEF reflejan que la cifra de este año, dobló la cantidad de menores retornados a sus países el año pasado. Los datos indican que en 2018, 15,711 menores fueron devueltos a Centro América.

UNICEF aseguró que la protección internacional se redujo de manera considerable, debido, en gran medida a la serie de acuerdos y cambios en las políticas adoptados por los gobiernos de la región.

Los nuevos acuerdos de cooperación en materia de asilo significan en esencia “que los niños que son desplazados en la región se verán obligados a buscar protección en los países del norte de América Central”,  sin embargo, debido a la delincuencia organizada y la violencia son inseguros, incluso para sus propios niños, aseguró el organismo.

Agregó que “…estos factores están teniendo profundas consecuencias para los niños, muchos de los cuales no disponen de opciones seguras para escapar de la violencia y la extorsión” en sus países obligándolos a buscar protección o reunirse con familiares en el extranjero.

UNICEF dijo que en México, los Protocolos de Protección de Migrantes han provocado un aumento de niños migrantes varados en las fronteras, mientras esperan que sus casos de asilo sean tramitados por Estados Unidos, un proceso que puede tomar meses. 

El problema es que por su situación de vulnerabilidad los niños migrantes y sus familias se enfrentan a la explotación, violencia y abuso, además de carecer de acceso a servicios esenciales.

De ahí que los efectos combinados de los Protocolos de Protección de Migrantes y los nuevos acuerdos de cooperación en materia de asilo “están dejando a los niños en una situación de gran riesgo”.

Si bien, los gobiernos y organismos aseguran trabajar en alianza para garantizar los derechos humanos de los pequeños, el problema alcanzó nuevos niveles, así como las denuncias de abusos en su contra, según fuentes diversas. 

UNICEF dijo que preocupa que pueda empeorar la situación debido a que persisten los factores que originaron la salida masiva de centroamericanos hacia Estados Unidos, con el agravante que cada vez hay más niños y niñas afectados.

La pobreza creciente, la violencia, y falta de atención en sus países de origen obliga a miles de familias cada año a desafiar el peligro en su recorrido migratorio hacia el norte, que se traduce para la mayoría en detención y situaciones de limbo legal, deportación, y en casos extremos, la muerte.

“Las condiciones de los niños y las familias que viven en el norte de América Central siguen siendo muy graves, justo cuando se están cerrando las vías para una migración segura y regular”, acotó UNICEF. 

 
 
 

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario!
Ingrese su nombre