2 diciembre, 2022

Nissan anuncia cierre de su planta de producción en Barcelona

Planta de Nissan en Barcelona. Foto VD: Cortesía Nissan España.
Por Héctor Murcia

En medio de las protestas callejeras por parte de sus empleados, Nissan, uno de los fabricantes automovilísticos más grandes y prestigiosos del mundo, anunció que cerrará su planta de producción ubicada en Barcelona, España.

La decisión empresarial, que obedece principalmente a movimientos económicos estratégicos, afectará a unos 3 mil empleos directos y otros 20 mil indirectos.

Sin embargo, para el secretario general del sindicato Comisiones Obreras de Cataluña, Javier Pacheco, en una entrevista cedida para el medio español “El Periódico”, el cierre de la fábrica será más complicado de lo previsto y aún hay alguna posibilidad de evitarlo.

Según Pacheco, la coordinación entre entidades del Gobierno y de los sindicatos ha generado, entre el consejo de administración en Japón, ciertas dudas sobre la decisión tomada y son justamente estas dudas las que podrían llegar a la junta de accionistas, que son quienes definirán la decisión sobre el plan de reestructuración.

Y es que para la empresa nipona el cierre supondrá más dinero de lo previsto. “Nissan tendrá que pagar, al menos,  mil 400 millones de dólares para desmantelar las plantas catalanas. Los costes laborales por despido son los más elevados, de unos 667 millones de dólares, mientras que los de las amortizaciones se sitúan en 345 millones de dólares”, explica el diario El País.

Pese a ello, la decisión se enmarca en que el fabricante japonés tiene una alianza con la francesa Renault y la también japonesa Mitsubishi, en la que han acordado repartirse los mercados donde son más potentes. Por lo que Nissan proyecta centrarse en Estados Unidos y Asia, generando así en los próximos tres años el ahorro de unos 2 mil 810 millones de dólares en costos de producción.

Por su parte, Javier Pacheco insiste en que el cierre aún es evitable. “La propuesta que le hemos hecho a la empresa es de sentido común, en el sentido económico de la palabra. No es solo una esperanza, pero tampoco vamos a dar falsas expectativas a la gente. Esto es muy difícil, es muy duro, pero hay que trabajar para revertir esa decisión”, manifestó.