Nicholas se mueve lentamente y aun puede provocar inundaciones repentinas

Galveston, Houston y sus áreas aledañas sufren la depresión tropical. Foto VD: Ricardo Palacios.
Por María T. Morales

Estados Unidos – Nicholas se convirtió en huracán categoría uno al tocar tierra esta madrugada en la península de Matagorda, Texas, y poco a poco se debilitará hasta convertirse, en las próximas horas, en una depresión tropical.

Esta madrugada, residentes de Texas, Louisiana y Mississippi, fueron azotados por torrenciales lluvias y vientos sostenidos de hasta 70 millas por hora, dejando daños materiales, vuelos cancelados, y sin energía eléctrica a más de medio millón de clientes.

Así lo confirmó Lina Hidalgo, jueza del Condado Harris, quien llamó a la población a mantenerse en sus casas ya que las condiciones climáticas aún no se estabilizan.

Cabe mencionar también que las advertencias marinas permanecerán vigentes para el Golfo de México, donde por lo menos, cayeron 14 pulgadas de lluvia.

El condado Harris es una de las zonas más afectadas por inundaciones repentinas, apagones de energía así como el cierre de negocios, escuelas, centros de salud y de vacunación de la COVID-19.

Según la funcionaria estatal, es posible volver a la normalidad este miércoles; en tanto autoridades educativas, de por lo menos 18 distritos escolares, incluido Houston, uno de los más grandes de la zona, anunciaron la apertura de sus centros escolares a partir de mañana.

El Servicio Meteorológico Nacional aún se mantiene en alerta e informó que las condiciones climáticas con vientos frescos casi huracanados, se mantendrán en el sureste de Texas y el suroeste de Louisiana.



DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario!
Ingrese su nombre