Muerte y devastación deja huracán Eta en Centroamérica

Tormenta Eta deja cuantiosas pérdidas materiales. Foto: Cortesía.

Por Iván Castro y Alberto Barrera

MANAGUA/SAN SALVADOR –  Decenas de fallecidos, miles de evacuados, viviendas destruidas, inundaciones y deslaves dejó hasta el viernes el paso por Centroamérica de la tormenta Eta, que el martes irrumpió en la costa caribeña de Nicaragua como un ciclón de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson de 5 puntos.

Al menos 60 personas murieron principalmente en Guatemala y Honduras, según los reportes oficiales en ambos países centroamericanos.

El Sistema de Integración Centroamericano (SICA) informó el viernes que unos 3,0 millones de centroamericanos fueron afectados por el vendaval degradado a depresión tropical Eta, con la que “la temporada de huracanes del Atlántico de 2020 se une a la de 2005 como la más intensa jamás registrada con 28 tormentas en ambas temporadas.”

Familias evacuadas por la constante tormenta. Foto: Cortesía Comandos de Salvamentos de El Salvador.

El poderoso ciclón, que luego de tocar tierra en territorio nicaragüense y arrasar viviendas, cultivos y bosques, se degradó a tormenta y después a depresión tropical en su ruta hacia Honduras y Guatemala, que recibieron ingentes cantidades de lluvia que provocaron inundaciones y deslaves. 

El Salvador alcanzó una colita del fenómeno que esta vez no se ensañó con el país, aunque unos días antes un deslave del volcán de San Salvador provocó nueve muertos y destruyó unas 60 viviendas de comunidades cercanas a un pequeño riachuelo en la periferia de Nejapa y cerca de zonas residenciales e industriales al norte de la capital..

Guatemala contó la mayor cantidad de víctimas al producirse un deslave que dejó al menos 50 fallecidos y el gobierno de Alejandro Giammatei anunció junto a su Consejo de ministros “el estado de calamidad para nueve departamentos para garantizar la ayuda a la población afectada: Izabal, Petén, Alta Verapaz, Chiquimula, Quiché, Zacapa, Jutiapa, El Progreso y Santa Rosa”.

Guatemala, Alta Verapaz una de las zonas más afectadas.
Foto: Cortesía.

“Según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) de Guatemala, con datos al 6 de noviembre se reportan 2,757 evacuados, más de 55,048 personas afectadas, 119 albergues instalados, 577 damnificados y un promedio de 50 personas fallecidas”, dijo el reporte del SICA.

El organismo regional agregó que en Honduras se decretó alerta roja en todo el territorio desde las 12 del mediodía del 4 de noviembre y la Comisión Permanente de Contingencias Honduras (COPECO) reportó siete fallecidos y dos personas desaparecidas, así como más de 350,000 afectados y 51 albergues habilitados.

En El Salvador, dijo el SICA, las autoridades de Protección Civil realizaron evacuaciones preventivas y que han ubicado a más de 2,000 personas en 48 albergues.

Foto: Cortesía de Cruz Verde de Honduras.

En Nicaragua el Sistema Nacional de Prevención de Prevención, Atención y Mitigación de Desastres (Sinapred) no reportó víctimas mortales por el paso del huracán Eta, aunque algunos medios locales señalaron que dos mineros artesanales fallecieron por causa indirecta del fenómeno.

Antes del impacto del huracán, el Sinapred resguardó en escuelas, iglesias y otros edificios habilitados como albergues temporales a unas 30.000 personas que fueron retiradas de sus zonas de vivienda ante el riesgo del fenómeno.

El SICA dijo que el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que Eta produjo fuertes lluvias e inundaciones en varias regiones del área, lo cual generó evacuaciones y rescates en algunas poblaciones, así como la habilitación de albergues para miles de refugiados.

Escuelas se convierten en albergues en El Salvador. Foto: Cortesía.

Actualmente Eta tiene vientos máximos sostenidos de 45 kilómetros por hora y se ubica a 130 kilómetros al suroeste de La Ceiba, Honduras y los reportes indican que se dirige hacia Cuba en el Mar Caribe.

El huracán ingresó a Nicaragua cerca de la localidad de Bilwi, nombre miskito de Puerto Cabezas, en la región norte del caribe, donde provocó la destrucción de viviendas, así como de techos en casas y edificios, caída de árboles y postes del tendido eléctrico, así como la crecida de ríos e inundaciones por la fuerte lluvia.

Cuatro días después del ingreso de Eta, las autoridades aún no daban un recuento oficial de los daños y trabajaban en la habilitación de techos en viviendas dañadas en la zona.

Familias cruzan ríos para ser evacuados. Foto: Cortesía.

Las autoridades nicaragüenses de salud señalaron que durante la emergencia por el huracán Eta se reportaron 10 nacimientos de bebés en el centro de salud de Bilwi. El primer nacimiento se registró durante el paso del huracán cerca de Bilwi y se trató de una niña, que fue bautizada como Eta Wilson.

La Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE), de Costa Rica, informó que evacuaron a 1,361 personas que alojaron en 38 albergues temporales, con el objetivo de resguardar sus vidas y los Comités Municipales de Emergencia atendieron más de 600 reportes de inundación y 304 deslizamientos o derrumbes sobre carreteras.

Pese a la disminución e intensidad de los vientos las autoridades temen los posibles efectos de las lluvias constantes sobre el riesgo de nuevas inundaciones y de deslaves, por lo que se mantienen en alerta roja.