Muere el hombre que recibió transplante de corazón de un cerdo

Foto: Cortesía.

Redacción Voz de la Diáspora

Estados Unidos – El paciente que recibió el primer trasplante de corazón de un cerdo genéticamente modificado, falleció a menos de dos meses de realizarse la operación,  así lo comunicó el Centro Médico de la Universidad de Maryland (UMMC), donde se le realizó la cirugía.

El hombre de 57 años que recibió el corazón, fue identificado como David Bennett, quién perdió la vida después de varios días en los que su salud se deterioró después del tratamiento, aunque hasta el último momento estuvo en comunicación con su familia.

Foto: Cortesía.

El doctor Bartley Griffith, que realizó el primer trasplante de este tipo, lamentó el fallecimiento de su paciente. “Estamos devastados por la pérdida del señor Bennett. Demostró ser un paciente valiente y noble que luchó hasta el final. Expresamos nuestras más sinceras condolencias a su familia”, Así lo dijo el galeno.

Es así que, el caso de Bennett impactó al mundo por su valentía al someterse a una operación muy delicada, ya que sufría una enfermedad cardíaca terminal, por lo que recibió el trasplante el siete de febrero. Anticipadamente descartaron  que era elegible para un trasplante de corazón convencional ni para un corazón artificial.

Foto: Cortesía.

El Centro Médico expresó que el corazón funcionó varias semanas con signos de aceptación y hasta se le inició un tratamiento de fisioterapia para ayudarle a recuperar sus fuerzas.

Por lo que, el órgano de cerdo modificado genéticamente fue su única opción disponible, según las autoridades del hospital. La noticia recorrió todo el mundo y significó un importante avance en la ciencia.

Foto: Cortesía.

La compañía encargada de hacer la modificación genética del corazón es Revivicor, se especializa en medicina regenerativa con sede en Virginia, por lo que trabajaron para eliminarle el gen que hacía posible el crecimiento excesivo del tejido del corazón en el animal y se insertaron seis genes humanos responsables de la aceptación inmunológica.

Foto: Cortesía.