Mascarillas: protección para los humanos, daño al medio ambiente

Fotos VD: Engelberto Maldonado.

Por Engelberto Maldonado, Italia

La mascarilla se convirtió en una prenda más para vestir, algunos optan por personalizarla y otros, las compran desechables.

En países como en Italia, donde el uso de mascarillas es obligatorio, la cantidad de desechos plásticos que genera el país a diario aumentará de 220 a 240 toneladas, gracias a las mascarillas desechables.

El dato es arrojado luego del análisis de La División Uso de Recursos del Departamento de Sostenibilidad del Sistema Productivo Territorial (ENEA), que consideró calcular la movilidad diaria de los italianos fuera de casa.

De acuerdo a estos datos, unos 40 millones de italianos circulan en las calles del país utilizando mascarillas monouso, más conocidas como mascarillas quirúrgicas, que son desechadas en poco tiempo.

Este dato se basa en el supuesto que de los más de 60 millones de habitantes de la península mediterránea; además de 20 millones que residen en el país se queden en sus casas.

Pero además, si los otros cuatro países de Europa, que tienen poblaciones numerosas: Francia, Alemania, Inglaterra y España, desechan cada día la misma cantidad de mascarillas, el volumen de desechos plásticos diarios, será aproximadamente de 1,200 toneladas.

El material con el que están hechas estas mascarilla, no se desintegra con facilidad. Claudia Brunori, del Departamento del ENEA lo explicó muy bien: “Las mascarillas están hechas de tejido sintético que tiene como base el polímero plástico”, el material con el que se tapan orificios del rostro, que en Europa es llamado “tejido no tejido”. 

Descartar millones de mascarillas al día genera problemas, porque entran como basura plástica no reciclable y por lo tanto se agrega a los millones de toneladas en botaderos comunes o incineradores.

La razón de tal destino se debe a que “el pequeño indumento que cubre los orificios faciales, también contiene un pequeño hierro para acomodarlo a la nariz y cuerda elástica, por lo que resulta difícil la separación de los  componentes”, consideró la experta.

Eso no es todo, las malas prácticas de desechar la basura por doquier, esta en especial que contiene plástico y metal, podría terminar sumando a los más de 3 millones de toneladas que ya se encuentran en el mar. 

Material que contamina

Por todos es conocido que los materiales plásticos no son biodegradables, se desintegran en pedasitos hasta tornarse en micropolímeros, es decir manteniéndose siempre plástico, contaminando el ambiente en dicho proceso, que se conoce como fotodegradación.

Según The Ocean Cleanup, el 55% de especies marinas de consumo humano contienen microplástico en el tramo del aparato digestivo y el 70% de las especies que habitan en aguas profundas ha ingerido plástico.

La exigencia de mascarillas por la emergencia sanitaria  de coronavirus en todo el mundo, incrementará el uso de polímero plástico, el cual ya tenía una demanda textil estimada en más de 190 mil toneladas.

Este material, es utilizado porque “al momento es el único que ofrece la filtración más eficiente, permitiendo la respiración más o menos bien”, afirmó Brunori.

La situación no cambia usando mascarillas reutilizables, porque “el tipo no cambia, el material sigue siendo el mismo solo que con diferentes estratos o tipología de polímero plástico”, agregó.

En cuanto a los guantes, la experta dijo que también se trata fundamentalmente de plástico, y por lo tanto ambos dispositivos exigidos para prevenir la infección de Covid-19 son contaminantes, con la variante que el guante resulta más factible en la desintegración.