Maltrato Vicario, es aquella en la cual uno de los cónyuges o pareja utiliza a los hijos en contra del otro

Foto de carácter ilustrativo /Cortesía

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

Cuando la actriz Angelina Jolie acusó en público de violencia vicaria a Brad Pitt, muy pocos sabían de qué estaba hablando. Sin embargo, celebridades como ella, con actitudes valientes, ayudan a visibilizar problemas que de otra manera permanecerían ocultos o silenciados.

La violencia vicaria -también llamada maltrato vicario- es aquella en la cual uno de los cónyuges o pareja utiliza a los hijos en contra del otro, ya sea mentalmente, permitiendo maltrato a este cónyuge, o agrediendo a los hijos. En muchos casos, incluso, llegando a violentar físicamente a estos hasta el punto de acabar con su vida.

Si bien este tipo de violencia está relacionado con el machismo, puede ser utilizado también por las féminas. Es más común verlo en los hombres en contra de las madres y se han dado casos hasta de hombres que han matado a los hijos delante de la madre. Ellos, los hijos, son daños colaterales. El propósito de causar daño a su pareja o expareja a toda costa supera cualquier afecto que pueda sentir por ellas/os.

El término fue usado por primera vez por la psicóloga española Sonia Vaccaro. Adopta el nombre de violencia vicaria porque vicario es, según el diccionario, “aquel que sustituye”. En este caso, se sustituye a una persona por otra para ejercer la acción, en este caso a las hijas o los hijos a quienes se asesina para destruir la vida de la madre, o a quienes se pone en contra de la madre para causarle un daño que en muchos casos lleva al suicidio de la mujer.

Desgraciadamente, con estos tiempos violentos, es cada vez más común ver este tipo de casos. Lo peor es que no siempre es fácil detectarlo fuera del círculo íntimo de la familia.

Puede ser que se llegue a observar a un posible maltratador de este tipo de violencia como padres que sienten celos del amor de la madre hacia estos u hombres narcisistas. También se ve en hombres que demuestran afecto a los hijos casi solo en presencia del otro cónyuge, etc.

Los efectos que produce en los niños este tipo de violencia es variado. En los casos más simples, veremos hijos que no tienen límites a los cuales se les permite ser groseros con el otro cónyuge. Se puede observar también dificultades de maduración, angustia, sentimientos de culpa y dificultades para querer al padre agredido.

Muchos de estos casos permanecen en el silencio absoluto. Desgraciadamente esto será más común cuando se llega a situaciones más violentas. Un ejemplo claro es cuando un hombre amenaza a una mujer con quitarle a sus hijas o hijos, allí está dando signos claros de violencia vicaria.

Casos como el de Angelina Jolie ayudan a que más personas conozcan de qué se trata. De hecho, la actriz ha publicado un libro sobre la violencia vicaria titulado Conoce tus derechos y reclámalos: una guía para los jóvenes. Su objetivo es que los jóvenes conozcan sus derechos, al comprobar que los jueces no permitían a sus hijos declarar contra su padre en la demanda por la custodia que interpuso contra Brad Pitt.

Además, Jolie confesó que también fue víctima de un episodio de violencia vicaria por parte Pitt: “Es una causa por la que he estado luchando durante años. La violencia vicaria es común en muchas partes del mundo. Lo sucedido en mi matrimonio me hizo temer por mis hijos”.