4 diciembre, 2022

La tensión entre Ucrania y Rusia tiene en vilo a todos los países del mundo

Desde hace tres meses, el Kremlin ordenó la presencia de más de 100 mil soldados en las fronteras orientales.

Vladimir Putin, presidente de Rusia. Foto: Cortesía.
Redacción Voz de la Diáspora

Ucrania exigió una reunión con Rusia y los países de la Organización para la Seguridad y la Cooperación Europea, OSCE,  en las próximas 48 horas. El canciller del país de Europa Oriental acusa a Moscú de no compartir información sobre el desplazamiento de sus tropas a la frontera.

De acuerdo al canciller de Ucrania, Dmytro Kuleba, dice que Rusia ha generado la crisis y hasta el momento ha ignorado la demanda de Kiev relativa al Documento de Viena, que promueve las medidas de transparencia entre las fuerzas armadas de los 57 países que conforman la OSCE.

El funcionario llamó a Rusia a cumplir con sus compromisos en materia de transparencia militar para reducir así las tensiones y reforzar la seguridad de los países que se sumaron al OSCE.

Kuleba aseguró que se ha pasado a una siguiente etapa y es urgente el encuentro para aclarar lo que ocurre. “Para hablar de la intensificación y los desplazamientos de las tropas rusas a lo largo de nuestra frontera y en Crimea ocupada”, señaló.

La tensión entre Ucrania y Rusia tiene en vilo a todos los países del mundo, que piden que se retome el diálogo para garantizar la paz y seguridad de las personas que residen en ambos territorios, luego de varias semanas de máxima alerta.

Ante la solicitud de la nación vecina, Rusia no ha manifestado si aceptará que se celebre la reunión, mientras defiende el desplazamiento de más de 100 mil soldados a la frontera, ya que argumenta que los militares siguen en su territorio.

El portavoz de la presidencia de Rusia, Dmitri Peskov, resaltó que hay movimientos importantes de las fuerzas armadas de Ucrania en las zonas controladas por los separatistas.

Al mismo tiempo un representante de la OCSE en Polonia aseguró que la reunión solicitada se celebrará mañana en Viena, pero no especificó si Rusia confirmó su asistencia.