La Mara Salvatrucha extorsiona diferentes negocios en Estados Unidos y el FBI está tras ellos

Foto: Cortesía.

Redacción Voz de la Diáspora

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) documentó a varias clicas de la Mara Salvatrucha que se dedican a extorsionar negocios en diferentes regiones de Estados Unidos, obtienen dinero y financian actividades ilícitas en el país y en El Salvador.

Las extorciones afectan a comerciantes ambulantes, prostíbulos y negocios que no tienen autorización del Gobierno para funcionar, además de negocios conformados por indocumentados. Este tipo de cobros son más frecuentes en El Salvador, Honduras y Guatemala, donde los pandilleros acostumbran a extorsionar personas desde la cárcel, debido al acceso a aparatos telefónicos e internet, pese a las prohibiciones en estos centros de reclusión.

Aunque la forma en que las pandillas operan en Estados Unidos es más discreta, comenzó a llamar la atención de las autoridades estadounidenses, debido a que sus actividades ya cobraron varias vidas.

La MS 13 en Norteamérica se dedica al narcotráfico, contrabando de armas y la trata de personas, sin embargo, recibe más dinero a través de las extorsiones dentro de los barrios donde tiene presencia.

Las pandillas en Maryland

De acuerdo a medios locales de Maryland seis pandilleros visitaron a dos personas más de 50 veces, exigiendo un porcentaje de sus ganancias. Los pandilleros llegaron a esos negocios ilegales más de dos veces por semana y ocurrió entre 2018 y 2021, según los registros.

Los involucrados fueron detenidos, se trata de miembros de la clica Weedams Locos Salvatrucha (WLS), sus nombres son Bryan Torres, Hernán Yanes, Agustín Rivas, Brian Zelaya, Miguel Ramírez y Jorge Argueta. El caso es procesado en el Distrito de Maryland de la Fiscalía Federal.

Otro caso reportado en Washington

En Washington DC también fueron procesados otros integrantes de la Mara Salvatrucha que operaban en el área metropolitana. El Departamento de Justicia asegura que cobraban extorsiones a prostíbulos, narcomenudistas y tiendas que no tenían licencia para operar y se dedicaban a la venta de comida, bebidas alcohólicas y cigarros.

Gerandino Delgado Escobar, alias “Pumba”, fue detenido por este caso, se presentó evidencia de que él y otros pandilleros cobraron entre 40 y 50 dólares semanales a negocios que repartían cervezas y unos 115 dólares por semana a dueños de burdeles en la zona de Langley Park.

Las extorsiones en El Salvador

De acuerdo a un estudio de Insight Crime y el Centro de Estudios Latinos y Latinoamericanos de la American University, la MS-13 estaría recolectando hasta 45 millones de dólares cada año en El Salvador. Mientras tanto, el Estados Unidos, la pandilla exige dinero a los negocios que se conocen como “mercado gris”, establecimientos con dueños indocumentados y los amenazan con denunciarlos a la Policía.


Fuente: El País

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario!
Ingrese su nombre