IATA pide a Panamá y Venezuela restablecer conectividad aérea

Foto: Cortesía @tocumenaero.
Redacción Voz de la Diáspora

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA por sus siglas en inglés) pidió a las autoridades de aviación de Panamá y Venezuela restablecer “urgentemente” los vuelos entre ambos países suspendidos desde el 13 de diciembre con un impacto directo al tránsito de personas, y medicinas en un momento crucial de la pandemia.

“Esta interrupción no pudo haber llegado en un peor momento”, dijo el Vicepresidente Regional de IATA para las Américas, Peter Cerdá.

Venezuela tenía una conectividad aérea internacional “muy limitada” desde antes de la pandemia de la COVID-19, de ahí que los vuelos desde y hacia Panamá reiniciados en las últimas semanas, “se convirtieron en un salvavidas”, dijo IATA.

Agregó que cortar ese vínculo antes de la temporada de viajes de vacaciones, y en un momento en que la demanda de productos farmacéuticos necesarios para luchar contra la pandemia está en su punto más álgido, “tendrá consecuencias nefastas”.

“La carga esencial no podrá ser transportada o se retrasará masivamente”, afirmó el organismo que acoge unas 290 aerolíneas que representan alrededor del 82% del transporte aéreo global.

La panameña Copa Airlines anunció que cancelaría los vuelos a Caracas, tras una disposición de las autoridades venezolanas de cancelar todos los vuelos de la aerolínea en su ruta Panamá-Caracas/Caracas-Panamá a partir del 13 de diciembre.

Un día después, la Autoridad Aeronáutica Civil de Panamá (AAC) dijo en un comunicado que se vio obligada a cancelar los vuelos a las aerolíneas de Venezuela en respuesta a la decisión de las autoridades venezolanas, la cual se mantendrá vigente hasta que alcancen un trato igualitario y recíproco en la frecuencia de vuelos.

La AAC informó que Panamá ha concedido hasta 9 vuelos a la semana a aerolíneas venezolanas, mientras que Venezuela solo permitía tres vuelos a la aerolínea panameña aduciendo restricciones por la pandemia de COVID-19.

Foto: Cortesía @tocumenaero.