Hace 87 años reos peligrosos fueron encerrados en Alcatraz

Cárcel de Alcatraz en la Bahía de San Francisco, California. Foto VD: Alberto Barrera.

Por Alberto Barrera

Durante 27 años la isla rocosa Alcatraz, en la Bahía de San Francisco, California, fue cárcel militar. Un 11 de agosto de 1934, hace 87 años, la convirtieron en prisión federal “de alta seguridad” en la que encerraron a 47 reos peligrosos y en 12 días llegaron otros 53, entre ellos el famoso jefe de la mafia Al Capone. Hace 49 años es un sitio turístico muy visitado.

Alcatraz, había sido designada en 1907 Prisión Militar de la Rama del Pacífico del ejército de Estados Unidos, pero después de casi tres décadas fue fortificada y convertida en una cárcel para prisioneros civiles condenados por los peores delitos en la sociedad estadounidense y en especial para los que tenían inclinación a fugarse, reportaron medios de la época.

“Aunque la población total de la nueva fortaleza del Tío Sam para incorregibles se extenderá a cientos, los 47 ahora ‘disponibles’ serán suficientes para dar al fiscal general Homer S. Cummings una idea de la situación”, escribió el Chronicle a su llegada, reportó en 2017 el sfgate.com.

Según History.com la isla, de solo 8,9 hectáreas (12,7 manzanas), era un refugio de aves que en 1775 la exploró el español Juan Manuel de Ayala y la llamó “Isla de los Alcatraces (Pelícanos)”, la cual fue vendida a Estados Unidos en 1849 y 10 años después fue convertida en destacamento militar, pero en 1868 albergó a criminales militares.

Luego incluyeron a los que llamaron “exploradores indios rebeldes”, soldados desertores que luchaban en Filipinas y chinos que enfrentaron en 1899-1900 a ejércitos de ocho naciones, Japón, Estados Unidos y seis europeos durante la “Rebelión de los Bóxers”,

Esa rebelión fue un levantamiento de civiles y soldados -conocidos como “puños de justicia”-, que crearon una sociedad secreta que se convirtió en un símbolo del descontento de la sociedad frente a la intervención política y económica de potencias extranjeras en China.

Al fondo la antigua cárcel de Alcatraz. Foto VD. Alberto Barrera.

La mañana del 23 de agosto de 1934, siendo ya prisión federal, Al Capone y otros criminales llegaron en barco desde la isla Tiburón, al otro lado de San Francisco. Pero el traslado desde Atlanta era secreto, aunque tres días antes del arribo el Chronicle descubrió que Capone y el cargamento de criminales estaba en un tren vigilado fuertemente y con barras de acero.

Según el diario de San Francisco “Al Capone, que era nervios de hierro” de lo cual presumía “se quejó cuando vio las murallas a prueba de escape de Alcatraz”. Relatos históricos cuentan que en septiembre de ese año llegó, George “Machine Gun” Kelly, “luminaria del crimen organizado” y en la década de 1940 otro famoso prisionero fue Richard Stroud apodado “el hombre pájaro”, quien después escribiera un estudio sobre las aves.

Muchos reos intentaron escapar de la isla cárcel, llamada “The Rock”, pero supuestamente no tuvieron éxito, aunque sus cuerpos nunca aparecieron. “La historia de la fuga de 1962 de tres de estos hombres, Frank Morris y los hermanos John y Clarence Anglin, inspiró la película de 1979 Escape from Alcatraz”, escribió el sitio history.com. John Paul Scott llegó nadando al pie del puente Golden Gate, pero agotado e hipotérmico. Fue encontrado tendido inconsciente y en estado de shock, según los reportes.

Después de 29 años la cárcel fue cerrada en 1963 por el entonces Fiscal Robert F. Kennedy por lo que considero altos costos en su mantenimiento. Había alojado a más de 1,500 reos.

Pocos meses después en 1964 indios Sioux y de otras tribus ocuparon la isla reclamando su territorio de acuerdo a un tratado de 1868, pero la desocuparon pronto. En noviembre de 1969 también fue ocupada por más tiempo por indios nativos y simpatizantes. Fueron desalojados más de un año y medio después.

En 1972 Alcatraz fue abierta al público como una atracción turística y administrada por el Servicio de Parques Nacionales. A la isla llegan cada año más de 1,0 millón de turistas.