“Falta resguardo a las víctimas por parte del Estado”: Odaly Rivas

Foto VD/ Yaneth Estrada.
La oficial de información de Ayuda en Acción, Odaly Rivas, señala los obstáculos que existen en el sistema salvadoreño para que las víctimas de violencia de género pongan una denuncia.

Por Yaneth Estrada

El Salvador La situación de violencia que viven las mujeres en uno de los países centroamericanos con altos índices de violencia de género y agresiones contra mujeres es “lamentable”.

Así lo detalló la Organización no gubernamental Ayuda en Acción, que además presentó un informe sobre los avances y retrocesos en materia de género en El Salvador, como parte de la conmemoración por el Día Nacional e Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Para la oficial de información, Odaly Rivas, “La situación de violencia contra las mujeres lamentablemente, no es nada nuevo, y muestra la desigualdad. Específicamente este año o en los últimos años, hemos visto un incremento en la violencia hacia la mujer.

Aumento de asesinatos de mujeres y no sólo de mujeres de clase media o pobre que son las más vulnerables, sino que también mujeres profesionales. Así como, las denuncias de violaciones sexuales hacia menores de edad, que tampoco es algo nuevo, pero que vemos la falta de resguardo de las instituciones del Estado que tienden nuevamente a revictimizar”, recalcó la experta.

Aseguró que Ayuda en Acción trabaja en los municipios lejanos a la capital en las zonas más alejadas y rurales de El Salvador. “Y nos damos cuenta cómo las mujeres en el área rural están doblemente invisibilizadas porque se dan situaciones de violencia en cantones, donde la Policía ni siquiera tiene los recursos para ir o el tiempo si les avisan que hay una violación. Por ejemplo no tienen recursos o piensan que no es tan importante o las mismas mujeres no tienen los recursos para salir desde sus comunidades a poner una denuncia al municipio y mucho menos a la cabecera departamental, lo mismo pasa para poner una denuncia en la FGR”.

Es por todas esas situaciones, que las mujeres se dan como “por vencidas” antes de iniciar un proceso judicial, porque ven los mensajes desde la sociedad, las instituciones de justicia, desde el Estado y los medios de comunicación  donde solo dicen, otro feminicidio (134 reportados en 2019), la mataron y no pasa más, “entonces eso hace que las mujeres piensan que no vale la pena denunciar y se quedan enfrentando situaciones de violencia”, enfatizó Rivas.


Educar para cambiar
Con este contexto, reconoció la importancia  de trabajar educando en el empoderamiento de derechos de la mujer, “por eso estamos trabajando con la alcaldía de San Salvador o intentamos trabajar de manera integrada en procesos de formación, en autoestima, la historia de los derechos, la necesidad de organizarse como mujeres y además se anima que ejerzan una ciudadanía activa a que no se queden sólo con el conocimiento de la ley, sino que traten de retar a las organizaciones y a las mismas instituciones del Estado a que pongan en práctica y que apliquen la ley”.
Sin embargo, agregó que “el reto más reciente es que en noviembre estarán lanzando la campaña Emprender sin Violencia, donde hemos hecho énfasis en cuatro tipos de violencia: económica, feminicida, física y  emocional para que las mujeres identifiquen con mayor claridad qué es la violencia y no den por natural la violencia de género”.
Otro dato importante en cualquier tema de alza de feminicidios es la dependencia económica o la violencia patrimonial que ejerce el hombre, de ahí que se aborde desde este proyecto de “Empoderamiento Personal y Económico de las Mujeres de San Salvador” transfiriendo herramientas para prevenir y erradicar la violencia de género, desde ahí se están capacitando a 75 mujeres en las áreas de robótica, tecnología, mecatrónica y reparación de computadoras y tablet esperando que estas herramientas les ayuden a encontrar un trabajo o les permita emprender un negocio propio.