2 diciembre, 2022

Este martes será último eclipse total de luna del año 2022

Las regiones que podrán ver al menos una parte del eclipse son: Europa del Norte/Este, Asia, Australia, América del Norte, Gran parte de América del Sur, Pacífico, Atlántico, Océano Índico, Ártico, Antártida.

Redacción Voz de la Diáspora

Mundo – Este martes llega uno de los eventos más esperados del año: un eclipse lunar total, donde la Luna se volverá roja. La fecha del evento es la noche del 7 al 8 de noviembre, este espectacular evento que podrá verse desde América.

Las regiones que podrán ver al menos una parte del eclipse son: Europa del Norte/Este, Asia, Australia, América del Norte, Gran parte de América del Sur, Pacífico, Atlántico, Océano Índico, Ártico, Antártida.

Un eclipse de Luna ocurre cuando la Luna, el Sol y la Tierra se alinean. Durante un eclipse lunar total, el 100 por ciento de la Luna está oscurecido por la sombra en forma de cono de la Tierra, conocida como umbra. Cuando la Luna está dentro de la umbra, se volverá de un tono rojizo. Los eclipses lunares a veces se denominan «luna de sangre» debido a este fenómeno.

Según la NASA, el mismo fenómeno que hace que nuestro cielo sea azul y nuestras puestas de sol rojas hace que la Luna se vuelva roja durante un eclipse lunar. Se llama dispersión de Rayleigh.

La luz viaja en ondas, y los diferentes colores de la luz tienen diferentes propiedades físicas. La luz azul tiene una longitud de onda más corta y se dispersa más fácilmente por las partículas de la atmósfera terrestre que la luz roja, que tiene una longitud de onda más larga.

Por esta razón, durante el eclipse la luz primero debe pasar primero por la atmósfera de nuestro planeta. La luz roja atraviesa más directamente la atmósfera. Durante este viaje, la atmósfera terrestre dispersa preferentemente la luz azul de longitud de onda más corta, mientras que la luz roja y naranja consiguen llegar hasta la superficie lunar. Cuanto más polvo o nubes haya en la atmósfera terrestre durante el eclipse, más roja aparecerá la Luna.

A diferencia de un eclipse solar, los eclipses lunares son seguros para ver a simple vista. Los binoculares y telescopios mejoran la vista, pero no son necesarios. Se recomienda estar ubicado en un entorno oscuro lejos de las luces brillantes crea las mejores condiciones de visualización.