Estados Unidos propone recortar cuota de refugiados

Fachada del Congreso en Washington DC. Foto VD: Ricardo «Ché» Gutiérrez.
Por Carmen Rodríguez

Pese a la crisis migratoria que viven cientos de familias inmigrantes centroamericanas en la frontera sur de Estados Unidos, el gobierno de Donald Trump propuso este jueves recortar la cuota de refugiados que recibe cada año el país.

La propuesta enviada al Congreso por el Departamento de Estado, el Departamento de Seguridad y el Departamento de Salud, estadounidenses, para año fiscal 2020 que inicia el 1 de octubre, considera que el país puede reubicar a 18 mil solicitantes de asilo, «bajo el nuevo techo», luego que el gobierno cambiara algunas reglas para los procesos de asilo.

La cifra de refugiados, aceptados por Estados Unidos ha bajado drásticamente. El último año de la Administración del presidente Barack Obama, el país reubicó a 85 mil refugiados; mientras que para 2018, primer año fiscal del gobierno de Trump, Estados Unidos recibió a 22,500 refugiados.

Para este año fiscal, que finaliza en un par de días, el gobierno de Trump había establecido un límite de 30,000 procesos que serían aceptados, pero los datos oficiales indican que casi al cierre del 2019, no han sido reubicados ni la mitad de esas solicitudes.

«Como centro de la política exterior de la Administración Trump, está el compromiso de tomar decisiones basadas en la realidad, no en los deseos y de impulsar resultados óptimos basados en hechos concretos. Atacar los problemas desde sus fuentes, hace posible ayudar a muchas más personas vulnerables y hacerlo más rápido de lo que se podría hacer mediante el reasentamiento o el asilo en los Estados Unidos», comunicó en un documento oficial el Gobierno estadounidense.

De acuerdo a este comunicado, para Estados Unidos, sería «irresponsable buscar el reasentamiento de un mayor número de refugiados, cuando la crisis humanitaria y de seguridad en la frontera sur ya impone una carga extraordinaria al sistema de inmigración» del país.

En julio de este año, el Gobierno de Trump complicó más los procesos para los solicitantes de asilo e impuso más restricciones y limitaciones a la elegibilidad de los extranjeros que buscan asilo en Estados Unidos. Todas las personas que pretendan solicitar la condición de refugio en este país, deberán antes, hacer una solicitud en el «tercer país seguro», para que los solicitantes apliquen al asilo en cualquiera de los países recorridos antes de llegar a Estados Unidos.