Es tiempo de cambiar el subsidio de la electricidad residencial

Ecosubsidio para servicio residencial

En vez de subsidiar el consumo de energía eléctrica suministrado por las compañías, el gobierno salvadoreño debería subsidiar el sistema residencial de energía solar.

Se debería pasar de subsidiar el consumo convencional de energía eléctrica a subsidiar sistemas de generación ecológicos. (Foto: cortesía)

Por Luis Alberto López / Opinión

El Salvador – El subsidio al suministro de energía eléctrica como está en la actualidad debe terminar y pasar a una nueva etapa, al ecosubsidio más sustentable, sostenible y de mayor provecho ambiental, económico y social.

En vez de subsidiar el consumo de energía eléctrica suministrado por las compañías, el gobierno salvadoreño debería subsidiar el sistema residencial de energía solar que daría un salto cualitativo y cuantitativo en este modelo de apoyo a los más necesitados.

Al contar con energía generada por paneles solares, al menos para iluminar la vivienda y encender algunos aparatos básicos de la casa, a mediano y largo plazo traerá múltiples beneficios, no solo ambientales sino también económicos y sociales.

En la parte económica el gobierno ahorrará el subsidio indefinido que hay con el actual mecanismo, ya que solo hará la inversión inicial del sistema residencial de energía solar y en un tiempo determinado cortará el apoyo, porque la familia será autosostenible y hasta podría recibir beneficios con la venta de energía no utilizada a las compañías eléctricas, que por supuesto será necesaria las reformas a esta legislación y la normativa.

Esto también permitirá impulsar la industria de las energías renovables generando empleos y crecimiento económico, ahorrando presupuesto del erario público para orientarlo a otras áreas sociales.

También habría beneficios ambientales al reducir el consumo de electricidad convencional y aumentar la generada por la naturaleza que ayudaría a bajar los niveles de contaminación.

El subsidio a la electricidad es un descuento al cargo por energía que se ve reflejado en la factura de aquellos hogares cuyo consumo mensual ronda entre 1 y 105 kWh, con un máximo de $5. Este cargo representa aproximadamente el 80 % del total del recibo de energía eléctrica.

En la actualidad el presupuesto para subsidiar la electricidad supera los $60 millones por año.

En 2020, un promedio mensual de 911,384 hogares en el país recibió este beneficio mientras que el promedio mensual erogado para su pago fue de $4.3 millones, lo que sumó $52.1 millones solo para el componente residencial de esta subvención al cierre del año, según la Memoria de Labores 2020/2021 del Ministerio de Economía (MINEC).