Entrevista: Frank Rubio, astronauta de origen salvadoreño, habla sobre su viaje al espacio

El salvadoreño, quien forma parte de la nueva generación de la NASA, habló en una entrevista exclusiva, sobre el viaje al espacio, el trabajo que realizará en la base espacial y, además, sobre lo que significa para él ser salvadoreño.

Por Carmen Rodríguez

En 2024 el hombre regresa a la Luna y, además, pretende conquistar el Planeta Rojo. Para Estados Unidos es un gran logro, pues es la primera vez en diez años que astronautas y cohetes estadounidenses realizan una misión propia, con fondos propios del programa espacial de la NASA.

El logro y el orgullo norteamericano es compartido por El Salvador. Uno de los astronautas que forman parte de la «nueva generación de la NASA», que continuará aquella famosa caminata lunar, en la que Neil Armstrong dio el primer paso en 1969 en la Luna, es salvadoreño.

La Misión Artemis es el paso con el que Estados Unidos busca llegar más lejos en la exploración espacial, en los viajes regulares de otras misiones, en la búsqueda del desarrollo de la vida en otros planetas, y en los viajes comerciales espaciales de seres humanos.

Los nombres de las últimas misiones de la NASA se basan en la mitología griega. Los primeros viajes históricos al espacio fueron los Apolos. El Apolo 11 fue el que logró alcanzar lo impensable: que el hombre caminara sobre la superficie lunar.

Artemis es la hermana gemela de Apolo, ambos son hijos del gran dios Zeus. Su significado es particular, pues esta será la primera misión que lleva a mujeres a ser parte de esa caminata lunar; y que llevaría, además, a hombres y mujeres astronautas a Marte.

En este viaje, Estados Unidos también hará gala del avance y el desarrollo que ha alcanzado desde 1969 en sus proyectos espaciales, con el uso de la tecnología. La tripulación del Artemis llegará hasta el polo sur de la Luna. Con esta misión se abrirá la puerta a las próximas misiones que tendrán como objetivo establecer vida humana en Marte.

Frank Rubio es el salvadoreño que forma parte de este grupo. Él, junto a los otros 12 nuevos astronautas de la NASA, completó la semana pasada el arduo entrenamiento requerido para ser parte de esta misión espacial.

En una entrevista exclusiva para La Prensa Gráfica, Rubio habló sobre el entrenamiento alcanzado, las metas, los desafíos y el viaje. Las posibilidades de que sea parte de la próxima Misión Artemis son altas, y aunque es un viaje que está lleno de incertidumbre, él está preparado para completar esta importante misión.

A pesar de que para la historia de la humanidad su trabajo es importante, Frank es un hombre humilde, orgulloso de sus raíces salvadoreñas y agradecido por la oportunidad que la vida le ha dado para completar uno de sus sueños: ser astronauta.

Como buen salvadoreño, a Frank le gustaría llevar pupusas a su viaje, pero esta vez no será posible; pues toda la comida que la tripulación lleva para mantenerse en el espacio es preparada por la NASA, y los expertos en los viajes espaciales no saben cómo hacer una pupusa. Mientras la NASA decide quiénes serán los primeros astronautas que en cuatro años viajarán al espacio en la Misión Artemis, Frank continuará su preparación y sus actividades para estar listo para partir en este viaje que está lleno de incertidumbre, de experimentos y de historia, pero que lo llevará a cumplir otro de sus sueños.

Usted es una de las 13 personas seleccionadas por la NASA, que posiblemente viajen en la misión Artemisa, y es el único latino en la historia que ha llegado tan lejos en cuanto a misiones espaciales. ¿Qué se siente representar a la comunidad latina y la comunidad salvadoreña en esta misión?

Es un gran orgullo y honor representar a los latinos y especialmente a la comunidad salvadoreña. Es algo importante ser un modelo a seguir. Es muy importante que la juventud tenga modelos a seguir y me llena de orgullo poder ser uno de ellos.

¿Cuál es su comida latina favorita?

Las pupusas, -contesta rápidamente-.

¿Puede llevar pupusas al espacio?

-Frank ríe a carcajadas y hace una pausa-.

Bueno, tal vez. Aunque las tendrían que hacer aquí en la NASA porque hay científicos que hacen toda la comida, porque se hace especialmente para que no nos afecte en el espacio. Tendría que darles la receta a ellos, pero hacer pupusas es algo que se aprende y es un poco difícil.

¿Quién cocina en el espacio, quién prepara la comida, cómo es un día normal en el espacio?

La mayoría del día estamos haciendo experimentos científicos. También se tienen que hacer dos horas de ejercicios cada día, para cada astronauta y eso es para tener la fuerza que necesitamos cuando regresemos para que el cuerpo no esté tan débil.

Casi toda la comida ya va preparada, es solo de calentarla con agua hirviendo y así se prepara. Cada uno prepara su comida, aunque todos tratamos de comer juntos, porque usualmente durante el día, todos están trabajando en sus experimentos y se trata de comer juntos para pasar un tiempo juntos.

¿Le gusta bailar salsa?

No aprendí muy bien, a mi esposa le gusta, yo hago el esfuerzo.

Ah, ¿entonces no habrá una bailadita de salsa en la Luna?

-Frank ríe a carcajadas de nuevo y responde-.

No, no creo.

Hablemos un poco de la parte profesional ahora. En una conferencia de prensa el director de la NASA dijo que su grupo es parte de una nueva generación de astronautas que hará historia. ¿Qué se siente ser parte de ese grupo que puede reescribir los libros de historia en todo el mundo?

Es un honor. Automáticamente es un honor y un privilegio solo ser parte del grupo. En realidad hay menos de 600 personas en la historia que llegaron al espacio. Esta oportunidad es muy importante y es emocionante ser parte de este desafío. Vamos a estar en la estación especial por los próximos tres o cuatro años y eso es lo que realmente requiere de nuestra concentración, porque tenemos que preparar y planear la próxima misión. Por eso es que tenemos que estar muy concentrados en esta operación.

Si queremos tener éxito en las próximas misiones tenemos que estar muy enfocados en esta misión presente. Vamos a seguir enfocándonos en esta misión para que en un año, cuando lleguemos a la Luna, tengamos éxito. Creo que eso nos permitirá también poner correctamente los esfuerzos necesarios en cada misión a la vez.

¿Cuál es la diferencia entre el entrenamiento militar y el entrenamiento de la NASA?

El entrenamiento militar se enfoca un poco más en el rendimiento físico en las misiones, cuando estás cansado, hambriento y estas afuera, pero ambos se enfocan en el trabajo en equipo.

Ni en una misión de combate, ni en una misión de exploración espacial se puede trabajar de forma individual. Ambas organizaciones hacen un gran trabajo en enfatizar en la importancia del trabajo en equipo y en cómo contribuir a completar las misiones de forma correcta.

¿Aprendió a pilotear una nave espacial?

Un poco.

Aprendimos los diferentes sistemas de la estación espacial. Aprendimos a operar el brazo robótico que ensambla algunas partes o reparar algunas partes de la estación espacial.

No sabemos aún pilotar naves específicas porque posiblemente continuaremos los experimentos científicos en esta misión.

¿Cuáles serán sus asignaciones, desde las más simples hasta las más complicadas, en esta misión?

Cada día será diferente. Muchas veces no sabes con certeza qué vas a estar haciendo la próxima semana. El equipo técnico ha hecho un excelente trabajo con proveernos con los procedimientos y con decirnos exactamente lo que debemos hacer en cada paso que demos.

En la mañana, nos levantamos, vemos la agenda de lo que hay que hacer y nos ajustamos a los procedimientos. El día va a ser distribuido para trabajar en diferentes experimentos y/o mantenimientos, o lo que sea que hay que hacer. Para eso vamos a poner en práctica los procedimientos que hemos aprendido. También, hay expertos en la materia que están ‘checando’ para ver si esos procedimientos están hechos correctamente. Pero en realidad es un gran trabajo en equipo, seguir los procedimientos, hablar con los expertos que estarán monitoreando desde la Tierra.

¿Qué significan para usted sus raíces salvadoreñas?

Como dije es un gran orgullo. Me siento muy orgulloso de que mis padres sean salvadoreños, para mí los Estados Unidos es mi casa, me considero americano, pero eso no quiere decir que no me sienta extremadamente orgulloso de ser salvadoreño- americano. Más que todo representan, que cualquier persona en este país si trabaja duro y se esfuerza puede hacer cualquier cosa.

Los ojos de El Salvador y de la comunidad salvadoreña alrededor del mundo están puestos en usted, en lo que usted ha logrado y está haciendo. ¿Qué mensaje les enviaría a todas esas personas que están pendientes de sus logros?

De verdad, que es un honor y orgullo representar a nuestra comunidad. Hay mucha gente hispana que está haciendo cosas increíbles alrededor del mundo y es importante que la juventud vea que no soy el único. Hay científicos, doctores… hay personas que están haciendo trabajos comunes, aunque sean mecánicos, que cocinan, solo el hecho de sacar adelante a sus familias es algo que nos debe llenar de orgullo y que debe ser ejemplo para otros.

¿Qué fue lo que lo motivó para alcanzar sus sueños y qué le diría a los jóvenes que no tienen una guía para alcanzar sus sueños?

Mi mamá fue muy importante. Siempre me empujó para salir adelante, nunca me dejo quejarme o decir que no podía con algo. Cuando uno está joven cree que el futuro es difícil, y siendo adulto ahora me doy cuenta que si ella no hubiera estado ahí, no hubiera podido haber hecho todas estas cosas que ella me dijo que sí podía hacer.

¿Cómo se enfrenta el miedo y la incertidumbre que lleva este viaje y esta preparación?

Es importante saber que tener miedo, cuando uno hace una cosa peligrosa, es natural. Lo importante es poder actuar y poder hacer la misión aunque uno tenga ese miedo. En la carrera militar he podido hacer muchas cosas que me han preparado para enfrentar el miedo. Entre el paracaidismo, volar helicópteros en la noche, volar en combate, entrenamiento médico cuando uno está en emergencia o cuando un paciente se le está muriendo a uno… todo eso lo prepara a uno cuando el estrés es extremadamente alto. No quiere decir que uno no tiene miedo, o que uno no esté nervioso; sino que, uno aprende a funcionar aunque tenga miedo. Como cualquier otra cosa, es práctica y yo he tenido la oportunidad de practicar eso durante toda mi vida.

Frank Rubio

Cargo: Miembro del equipo de astronautas estadounidenses de la Misión Artemis.

Trayectoria: Es médico de profesión, nacido en Estados Unidos y de ascendencia salvadoreña.

Artículo publicado en LPG de El Salvador.
 

“(Las pupusas) las tendrían que hacer aquí en la NASA porque hay científicos que hacen toda la comida, porque se hace especialmente para que no nos afecte en el espacio. Tendría que darles la receta a ellos, pero hacer pupusas es algo que se aprende y es un poco difícil.” 

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario!
Ingrese su nombre