Church denounces that has become the lifeline of refugees in Spain

Photo: @sosrefugiados
By Dennis Aguillón

“No es fácil partir de tu país para llegar a uno diferente sin ningún recurso y con hijos a tu cargo. We should be an emergency solution, but in the end we are a habitual ", explains Javier Ojeda, pastor of the Church of St. Irene in Madrid, Spain.

This same situation, ha sido denunciada por la “Mesa por la Hospitalidad” de la Iglesia Católica de Madrid, ante el Defensor del Pueblo en una nota en la que habla de “improvisación y falta de coordinación a la hora de afrontar el desafío estructural de los flujos de personas desplazadas forzosamente que llegan a Madrid”.

Explica la denuncia que hay mujeres embarazadas, con bebés o niños con discapacidad que se han visto relativamente en la calle, sin ser acogidos por ninguna administración, teniendo que ser alojados en los centros pastorales y parroquias de la Arquidiócesis de Madrid.

Según la iglesia, una ciudad como la capital de España, con comunicaciones internacionales de primer nivel y polo de atracción para desplazados o personas en tránsito, debería contar con un dispositivo por parte del gobierno.

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández, considera que el sistema de acogida de refugiados es “claramente insuficiente” y señala que ya alertó de un “colapso progresivo” del mismo.

Fernández estima que en el 2017, sólo se había aumentado la capacidad de acogida en 8,440 people, mientras que en el 2018 se presentaron 54,000 solicitudes.

No los podemos atender a todos como nos gustaría, explica el responsable de Migración. Desde la Mesa creen que la demanda es “manejable” si se pone “sincera voluntad política” y no se deja “en el trastero la cultura de los derechos humanos”.

¿Quién debería planificar la ayuda?

El pasado mes de mayo, el Consistorio madrileño acusó al gobierno central de “dejación de funciones y competencias en la acogida de refugiados” y recordó que ellos han gastado más de seis millones de euros para atender a demandantes de asilo. Lamentan que esta situación la sufran las personas que “han tenido que abandonar su país para encontrarse en la calle y sin esperanzas alguna”.

Señalan que el problema es que se pasan la pelota entre instituciones y el gobierno central, y no buscan una solución viable a esta situación que aqueja al país, cuando los tres ámbitos institucionales: Estatal, Comunitario, y Municipal deberían buscar una solución a estas necesidades.