Scientists manage to decipher meanings of emotions in pigs

Los investigadores de la Universidad de Copenhague utilizaron la Inteligencia Artificial para estudiar el comportamiento y los sentimientos de los cerdos

The analysis is controversial, but maintains that the sounds that these animals emit reflect how their mental health is. Photo: Courtesy.

Editorial Dept. Voz de la Diaspora

DenmarkElodie Briefer, experta en comunicación animal y quien dirigió el análisis, explained that, con el algoritmo definido, ahora lo que se necesita es que alguien quiera invertir en convertirlo en una aplicación que los granjeros usen para dar mejores condiciones a los cerdos.

Las grabaciones de audio y datos del comportamiento de los cerdos en diferentes situaciones, desde el nacimiento hasta la muerte fueron detalladas en un artículo publicado por Scientific Report, en donde los investigadores explican que utilizaron la Inteligencia Artificial para analizar las firmas acústicas de 7.414 sonidos de más de 400 animals.

Los investigadores de la Universidad de Copenhague utilizaron la Inteligencia Artificial para estudiar el comportamiento y los sentimientos de los cerdos. Analizaron sus gruñidos y crearon un traductor que convierte sus sonidos y chillidos en emociones.

Briefer logró entrenar una red neuronal para saber si los animales experimentaban emociones positivas, como felicidad o efusividad. También se detectaron emociones negativas como miedo y angustia.

La mayoría de las grabaciones fueron recabadas en granjas y entornos comerciales, mientras que el resto eran parte de recintos experimentales donde a los cerdos se les daba comida, juguetes y hasta objetos que les permitían explorar y olfatear.

Los científicos utilizaron un algoritmo para distinguir los sonidos y vincularlos a las emociones positivas de las vinculadas a sentimientos negativos. Los ruidos representaban las emociones de todo el espectro y reflejan diferentes situaciones como correr, acercarse a sus familiares o compañeros de camada hasta la espera en el matadero.

De acuerdo a los científicos, este mecanismo podría utilizarse para monitorear automáticamente el bienestar de los chanchos y avanzar en los tratamientos del ganado en las granjas. Los cerdos sí se comunican y su comportamiento puede variar.