Amaxophobia: Do you suffer?

Photo: Courtesy.

By Dra. Margarita Mendoza Burgos

Probablemente no sea una de las patologías más famosas, but amaxophobia can complicate our lives, precipitate our anxieties and challenge our self-esteem until we become mentally locked.

Amaxophobia: From the Greek "amaxos" (car) y “phobos” (fear), se trata del temor irracional que muchos sufren al conducir un vehículo.

Tampoco es casualidad que esta particular fobia la sufran más las mujeres que los hombres. La cultura machista y tercermundista de Latinoamérica imposibilita acabar con el paradigma del slogan “mujer al volante, peligro constante”. Thus, ese tipo de etiquetas no hace más que transmitirles miedo e inseguridad.

In Spain, la Fundación CEA comprobó que la amaxofobia es un problema al que tiene que hacer frente más del 28% de los conductores. Dentro de ese universo, the 55% son mujeres frente al 45% de los hombres. further, el estudio afirma que es un problema que tiende a agravarse con la edad.

Aquí pareciera que subirse a un automóvil y manejar equivale a subirse a un ring de boxeo y pelear por sobrevivir en un mundo agresivo y sin reglas, donde todo vale.

 Por eso el miedo podría ser una respuesta lógica ante semejante escenario y predispone a la persona al punto de ver peligro donde no lo hay.

 Alguien que padece amaxofobia no solo sobreestima el peligro que podría tener enfrente sino que además subestima sus propias capacidades para conducir. Eso le anula y le limita, provocando pánico, descontrol a través de sudores, vértigos, mareos, taquicardias, depresión y agarrotamiento muscular.

Según estadísticas globales, uno de cada 9 conductores tienen episodios de ansiedad al volante, y uno de cada 5 deja de conducir a causa de ello.

En muchos casos, el origen de la fobia está relacionado con experiencias pasadas negativas, especialmente si han protagonizado accidentes viales traumáticos. But nevertheless, también hay gente primeriza que no desea tomar esa responsabilidad con todos los riesgos que conlleva.

También influye la manera en que aprendimos a manejar. Es importante que quien nos enseña nos infunda no solo conocimiento sino también seguridad. Curiosamente, aquellos que aprenden a conducir solos son los menos temerosos.

Si bien conducir un vehículo es algo sencillo, lo que a veces provoca temor es la peligrosidad que representa la interacción con otros choferes en un ambiente caótico, la estrechez de las calles, la mala señalización, la imprudencia y/o el exceso de peatones. In that sense, la persona con miedo que inevitablemente está obligada a conducir tiene muchas más posibilidades de sufrir un accidente: sus reacciones tenderán a ser más lentas e inseguras.

Nonetheless, muchos de estos problemas se pueden resolver practicando hasta ir soltándose y tomando confianza. Pero si ya es parte de una fobia desarrollada, el panorama es más complicado, en ese caso requerirá una terapia más a fondo con técnicas cognitivas conductuales y relajación.

Leave a reply

Write your comment!
Enter your Name