5 octubre, 2022

El Telescopio Espacial Webb de la NASA obtiene su primera imagen directa de un exoplaneta

La imagen, vista a través de cuatro filtros de luz diferentes, muestra cómo la poderosa mirada infrarroja de Webb puede acceder fácilmente a cuerpos más allá de nuestro sistema solar

Redacción Voz de la Diáspora

Mundo – Por primera vez, los astrónomos han utilizado el telescopio espacial James Webb de la NASA para tomar una imagen directa de un planeta fuera de nuestro sistema solar. El exoplaneta es un gigante gaseoso, lo que significa que no tiene superficie rocosa y no podría ser habitable.

La imagen, vista a través de cuatro filtros de luz diferentes, muestra cómo la poderosa mirada infrarroja de Webb puede acceder fácilmente a cuerpos más allá de nuestro sistema solar, indicando el camino a las futuras observaciones que revelarán más información que nunca sobre exoplanetas.

“Este es un momento transformador, no solo para el Webb sino también para la astronomía en general”, dijo Sasha Hinkley, profesora asociada de física y astronomía en la Universidad de Exeter (Reino Unido), quien dirigió estas observaciones con una gran colaboración internacional.

El exoplaneta en la imagen del Webb, llamado HIP 65426 b, tiene entre 6 y 12 veces la masa de Júpiter, y estas observaciones podrían ayudar a concretar aún más. Es joven, tiene entre 15 y 20 millones de años. En comparación, nuestra Tierra tiene 4.500 millones de años.

Los investigadores han estado analizando los datos de estas observaciones y están preparando un artículo que enviarán a las revistas para su revisión por pares. Pero la primera captura del Webb de un exoplaneta ya sugiere posibilidades para estudiar en el futuro.

Tomar imágenes directas de exoplanetas es un reto debido a que las estrellas son mucho más brillantes que los planetas. El planeta HIP 65426 b es más de 10.000 veces más débil que su estrella anfitriona en el infrarrojo cercano y unas miles de veces más débil en el infrarrojo medio.

En cada imagen, el planeta aparece como una mancha de luz con una forma ligeramente diferente. Eso se debe a las particularidades del sistema óptico del Webb y cómo traduce la luz a través de los diferentes sensores ópticos.

(Con información de la NASA en español)