El Salvador y Honduras, pronto recibirán a solicitantes de asilo que Estados Unidos no quiere

Foto cortesía: Irineo Mujica.
Por Carmen Rodríguez

Estados Unidos enviará a los países del Triángulo del Norte a los solicitantes de asilo que no quiere en su territorio. El Secretario para la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración, Ken Cuccinelli, dijo que los solicitantes de asilo detenidos en la frontera sur del país, serán enviados a Centroamérica.

“Los solicitantes de asilo pueden esperar ser enviados a casa, para ser transferidos a otro país. Tenemos acuerdos vigentes con Guatemala, Honduras y El Salvador. El acuerdo de Guatemala está funcionando; en Honduras está a punto de implementarse y en El Salvador también está en camino”, dijo Cuccinelli, el viernes pasado en una conferencia de prensa en Washington.

En octubre pasado, cuando El Salvador y Estados Unidos firmaron un “acuerdo cooperativo de asilo”, la canciller salvadoreña negó en varias ocasiones que su país se convertiría en “tercer país seguro. Sin embargo, además de Cuccinelli, Hugo Rodríguez, Secretario estadounidense de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, señaló que las discusiones con el Gobierno salvadoreño sobre “devolver a los migrantes” ya se están desarrollando.

“Tenemos discusiones en curso con el gobierno de El Salvador y Honduras sobre los tipos de medidas que podemos tomar juntos para reducir la migración y devolver a los migrantes potenciales. No tenemos fechas definitivas. Estamos trabajando de cerca con Honduras, que probablemente será el próximo país, donde podremos implementar ese acuerdo, con suerte, muy temprano el próximo año”, dijo Rodríguez, a periodistas en Washington.

Cuccinelli se refirió al tema y dijo que el Secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), Chad Wolf, se reunirá en Guatemala, en los próximos días, con el presidente de ese país y otras autoridades para hablar sobre  el funcionamiento del Acuerdo de Cooperación de Asilos (ACA), firmado también por Honduras y El Salvador, en el que estos países se comprometen a recibir a los solicitantes de asilo.

Tras este acuerdo de ACA, los países del Triángulo del Norte, es decir, Guatemala, Honduras y El Salvador, serán países “receptores” de migrantes. Estados Unidos coordinará los envíos, las deportaciones y la cantidad de personas que serán reubicadas o refugiadas en estos países.

Los países receptores recibirán fondos directos de Estados Unidos, que serán destinados para el funcionamiento del ACA y actividades para procesar los reclamos o las solicitudes de asilo; así como, la reubicación y adaptación de estas personas en los lugares a los que son enviados.

Según algunos expertos en Migración, en Estados Unidos, el Gobierno estadounidense tendrá el control del registro, la selección, inspección, determinación del lugar receptor y de la coordinación del transporte para la deportación de quienes sean enviados desde el territorio norteamericano hacia el Triángulo del Norte.

Además, los expertos también señalan que debido a que no hay una especificación en el acuerdo firmado entre Estados Unidos y los tres países centroamericanos, se podría interpretar que no solo serán reubicados ciudadanos del Triángulo del Norte, sino también de otros países.

La semana pasada, la Dirección de Migración de Guatemala, confirmó que dos hondureños y un salvadoreño, fueron deportados hacia ese país, se convirtieron en los primeros solicitantes de asilo que son trasladados hacia un “tercer país seguro” bajo el programa ACA.

Resultados de la política migratoria

De acuerdo al secretario Cuccinelli, las acciones emprendidas por la Administración Trump, calificadas por muchos como “anti inmigrantes”, están dando resultados positivos y esto se refleja en los datos oficiales, que señalan que noviembre de 2019 es el mes con menos flujo de migración ilegal en la frontera sur del país.

Una de las acciones que más destaca el Gobierno estadounidense es la construcción de 88 millas de muro en la frontera sur del país, cantidad que según detalló el Secretario de USCIS, aumentará el próximo año, pues uno de los planes del presidente Trump es continuar con la construcción del muro que prometió durante su campaña presidencial.