Diputados aprueban Ley Crecer Juntos, que regula derechos y deberes de primera infancia, niñez y adolescencia

De los 308 artículos de la normativa 15 son novedosos en la legislación salvadoreña en materia de niñez y adolescencia.

Redacción Voz de la Diáspora

El Salvador – La Asamblea Legislativa aprobó esta noche, la Ley Crecer Juntos para la Primera Infancia, Niñez y Adolescencia que crea toda una institucionalidad para garantizar los derechos y deberes de cada etapa de la vida humana de la población salvadoreña. De los 308 artículos de la normativa 15 son novedosos en la legislación salvadoreña en materia de niñez y adolescencia.

La nueva normativa elimina la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (LEPINA) y disuelve instituciones como el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia (CONNA) y el Instituto Salvadoreño para la Atención de la Niñez y la Adolescencia (ISNA).

La Ley Crecer Juntos por primera vez define qué es la primera infancia y establece garantías para su desarrollo integral y establece además que los beneficiarios son las personas desde el instante de la concepción hasta cumplir los 18 años de edad.

La legislación desarrolla derechos de crecimiento y desarrollo integral como el derecho a la vida, la protección al nacer, el derecho a una vida digna, el derecho a la salud, derecho a la lactancia materna, derecho a un ambiente sano y derecho a la identidad.

También la ley regula aspectos como el establecimiento de un número de identidad desde el nacimiento, la prohibición en el uso de la imagen de niños, niñas y adolescente en campañas con fines proselitistas, regulaciones sobre el acceso a la educación, la salida del país de menores con uno o ambos padres o representantes, regulaciones laborales, cuando sea el caso, entre otros.

Con el nuevo marco legal, se abre paso también a temas como los derechos y obligaciones del Estado con los niños y niñas en materias de prevención de violencia sexual y procuración de justicia.

Asimismo, el derecho a la identificación, el derecho a crecer y convivir en familia, el derecho a la educación, el derecho a la integridad personal, el derecho al buen trato, entre otros.

La legislación también toma como punto de vital importancia el enfoque de discapacidad, inclusión y derechos humanos en todo su contenido, así como también obliga al Estado a invertir en la primera infancia, niñez y adolescencia.

La normativa también deroga de forma inmediata la ley de salas cuna y crea los Centros de Atención a Primera Infancia (CAPI) que serán los espacios de estimulación y educación inicial para la niñez desde los primeros meses hasta un día antes de cumplir los cuatro años de edad.

Las instituciones públicas, privada con más de 100 empleados deberán de instalar CAPI así como los 262 gobiernos municipales para lo cual deberán de contar con un tiempo que va desde los seis a los dieciocho meses.

Los diputados de la mesa legislativa de trabajo también aprovecharon la sesión para reformar la Ley de Procedimientos Administrativos a fin de que los plazos que rigen en los procedimientos administrativos públicos no sean los mismos cuando se tenga que proteger y tutelar derechos en la primera infancia, la niñez y adolescencia.

La normativa también deroga de forma inmediata la ley de salas cuna y crea los Centros de Atención a Primera Infancia (CAPI) que serán los espacios de estimulación y educación inicial para la niñez desde los primeros meses hasta un día antes de cumplir los cuatro años de edad.

Las instituciones públicas, privada con más de 100 empleados deberán de instalar CAPI así como los 262 gobiernos municipales para lo cual deberán de contar con un tiempo que va desde los seis a los dieciocho meses.

La ley, compuesta por 308 artículos, fue analizada en un lapso de dos semanas, lo que generó dudas sobre un adecuado proceso de revisión dentro de la comisión. Algunos diputados de la oposición manifestaron que hubiera sido necesario más tiempo para su análisis y discusión de cada artículo.