Destrucción en Nicaragua por intensos vientos y lluvias de huracán Iota

Foto: @cdsinapred
Por Iván Castro

MANAGUA – Los intensos vientos y las fuertes lluvias provocadas por el paso del potente huracán Iota, degradado al mediodía a tormenta tropical,  azotaban el martes el territorio de Nicaragua provocando destrucción en viviendas, caída de árboles y postes del tendido eléctrico e inundaciones.

En horas de la tarde se reportó la muerte de seis personas, entre ellos dos menores de edad, por efectos del paso por su territorio del poderoso huracán Iota, que este martes se degradó a tormenta tropical, dijo la vicepresidenta Rosario Murillo.

Murillo, esposa del mandatario Daniel Ortega, dijo que un hombre de 60 años y su hijo murieron en una comunidad de Wiwilí, en el norteño departamento de Jinotega, por un deslave, una mujer perdió la vida en Quilalí, Nueva Segovia, otro hombre también en Jinotega, así como dos niños en el departamento de Carazo.

“Hemos hecho todo lo que humanamente es posible para mantener a la población bajo resguardo”, señaló la vicepresidenta.

2 en Wamblan, Wiwilí: Carlos Carazo y su hijo Ariel Carazo.
1 en Quilalí: María de la Cruz Duarte.
1 en Jinotega: Carlos López.
2 niños en Santa Teresa, municipio de Carazo.

“Nos duelen esas vidas y tenemos que insistir, cuidémonos hermanos, protejamos la vida y tomemos en serio todas las indicaciones. Si ya estamos albergados, para qué vamos a salir, si se ha dicho que nos protejamos en las casas, para qué vamos a salir”, dijo Murillo en la televisión sandinista.

Por su parte, las autoridades del Sistema de Atención, Mitigación y Prevención de Desastres (Sinapred) alojaron en albergues a unas 50.000 personas, unas 38.000 evacuadas principalmente en la zona norte del Caribe en comunidades aledañas a Bilwi, nombre miskito de Puerto Cabezas y el resto en Siuna, Rosita y Bonanza que forman el llamado Triángulo Minero. Así como otros afectados en Matagalpa, Jinotega y Nueva Segovia que es la ruta que lleva la tormenta hacia Honduras y El Salvador. Una radio informó de dos niños fallecidos, pero no hubo confirmación oficial.

El huracán, el 31 en una intensa temporada que supera los 28 de 2005, tocó tierra en horas de la noche del lunes en esa zona del Caribe con categoría 5 en la escala Saffir-Simpson, y hasta el momento las autoridades no tienen un recuento de daños o víctimas porque el fenómeno aún se encuentra en el territorio nicaragüense.

En la historia reciente y desde que se tiene recuento histórico, sería la primera vez que un huracán con esa intensidad afecta la región centroamericana casi en el mismo lugar donde apenas 15 días atrás ingresó el huracán Eta, que causó decenas de muertos y miles de damnificados principalmente en Honduras y Guatemala.

Foto: @cdsinapred

El lunes y previo al impacto de Iota, cuatro presidentes de Centroamérica pidieron apoyo internacional por las tormentas constantes, que atribuyen al cambio climático.

El presidente guatemalteco, Alejandro Giamattei, dijo que se avecina una crisis humanitaria en su país luego que Eta destruyó los cultivos de 700.000 personas en Guatemala y que se prevé mayores afectaciones por los efectos de Iota.

En Nicaragua se registraban inundaciones en la zona del Pacífico por las intensas lluvias. La televisión sandinista mostró viviendas inundadas en el departamento de Rivas, al sur de Managua.

En tanto, videos de internautas mostraron daños en viviendas y caída de alguna de ellas en el departamento de Matagalpa, al norte del país.

Al mediodía llovía más intensamente que en la mañana y los vientos más fuertes. Los perros asustados al igual que los gatos buscaban refugio.

Foto: @cdsinapred

El instituto de Estudios Territoriales (Ineter) dijo que la tormenta tomará rumbo hacia Honduras y luego buscara el centro de El Salvador. Marcio Baca, del Ineter, llamó a la población a estar atenta a las indicaciones de las autoridades ya que las continuas lluvias están provocando inundaciones y podrían generarse deslaves en zonas montañosas del norte del país y cercanas a los volcanes como en la isla de Ometepe, o en los volcanes Casitas y San Cristobal.

Por su parte, el jefe del Sinapred, Guillermo González, dijo que en una evaluación preliminar no se registran víctimas y que aún atienden las emergencias por las lluvias.  “Hasta el momento (…) seguimos sin ninguna señal, sin ninguna información de que hayamos tenido daño humano”, sostuvo en declaraciones a la televisión estatal.

También se dijo que no había comunicación telefónica ni de internet con el norte del país debido a los daños del ciclón en Bilwi.

La tormenta Iota lleva en su interior vientos con velocidad de hasta 105 kilómetros por hora, explicaron las autoridades.

Foto: @cdsinapred