Denuncian «cacería» de migrantes en México

Por Carmen Rodríguez

Las políticas para contener la migración que recientemente adoptaron los países centroamericanos, México y por supuesto, Estados Unidos están surtiendo efecto.

Organizaciones civiles que apoyan a migrantes y solicitantes de asilo, que circulan por el territorio mexicano, denuncian que recientemente las acciones de la Policía y la Fiscalía mexicana en su contra arreciaron.

Según la organización Pueblo sin Fronteras, «la persecución y aseguramiento» de la frontera que realizan las autoridades, se concentran en la ruta que es utilizada por los migrantes, en las vías del tren, tomado por los migrantes, conocido como la «Bestia». Y en los caminos rurales de la zona fronteriza de Chiapas, al sur de la capital mexicana.

«Hemos documentado que el propósito de la Fiscalía no es la prevención del delito. En los hechos estos operativos están planeados para detener a los migrantes y entregarlos con el Instituto Mexicano de Migración, por lo que se considera que hay una cacería de migrantes», dice un comunicado oficial de la organización.

Pero además, la semana pasada, varios solicitantes de asilo, dijeron al informativo Animal Político, que fueron retenidos por las autoridades pese a que tienen procesos de asilo y la documentación necesaria para permanecer en el país.

Y en efecto, esta semana la Fiscalía mexicana de Chiapas y la recién creada patrulla fronteriza de México, anunciaron que realizarían recorridos en la zona de la frontera como parte de sus acciones para «reforzar la protección de los inmigrantes» y la seguridad de la frontera sur.

Para las organizaciones que trabajan con migrantes y para los centroamericnaos, haitianos, caribeños o cubanos que cruzan el territorio mexicano, las autoridades han endurecido sus acciones y controles, esto debido al cambio de las políticas migratorias en los últimos meses.

En noviembre del año pasado, la presión del gobierno de Donald Trump, hizo que México sediera. Poco antes del inicio de 2019 se anunció que los migrantes, especialmente los centroamericanos, deberían solicitar asilo, antes de hacerlo en Estados Unidos, ante las autoridades mexicanas.

México, tal y como lo quiso el presidente Trump, se convirtió en el primer filtro para detener a los migrantes. Un año después, Guatemala firmó un acuerdo similiar y ahora, los tres países del Triángulo del Norte, están comprometidos con Estados Unidos, para evitar que más personas intente llegar hasta sus fronteras.