Demócratas quieren a Trump en el banquillo de los acusados

Foto: Cortesía.

Maria T. Morales

El presidente Donald Trump enfrenta cargos por incitación a la insurrección, después de cinco días de la toma del edificio del Capitolio. 

Los representantes demócratas presentaron la resolución que sería el inicio del proceso para hacer que el mandatario responda por la toma del edificio del Congreso y el Senado, ocurrida el miércoles pasado.

Seis muertos, decenas de lesionados y daños materiales dejó la toma del edificio por parte de seguidores del mandatario; algunos de estos ya fueron detenidos y enfrentan diversos cargos penales.

 De prosperar la moción de los demócratas, esto significaría que el mandatario jamás podrá ejercer un cargo público.

A pesar de que Trump nunca ha presentado pruebas fehacientes sobre el supuesto fraude, fanáticos reclaman la victoria alimentados por la llama de desconfianza encendida por el mandatario, incluso desde antes de las elecciones presidenciales, 

“Es un peligro para nuestro país, hoy y mañana y cada día que está (Donald Trump) en la Casa blanca, dijo Silvia García, representante de Texas.

Los representantes quieren a Trump fuera de toda posibilidad de buscar una reelección en 2024. 

Asimismo, quieren que el mandatario responda por presiones que este ejerció contra un fiscal de Atlanta en busca de revertir el resultado electoral.

Una de las posibilidades que barajan también es que Mike Pence, el vicepresidente, invoque la enmienda 25ª de la Constitución y lo retire del cargo por estar mentalmente no apto para gobernar.

En medio del tsunami político del presidente, esta tarde, la primera dama Melania Trump, agregó un poco más cuando a través de  una carta de despedida, entre otros detalles lamentó los hechos ocurridos el miércoles.

La primera dama lamentó las muertes de los fanáticos antes de mencionar los nombres de dos policías del Capitolio que perdieron la vida durante la invasión.

 “Nuestra nación debe sanar de manera civilizada” dijo la esposa del mandatario”.