Decretan “Día de Duelo Nacional” por la invasión de Estados Unidos a Panamá

El presidente Laurentino Cortizo ratificó la ley durante una ceremonia realizada en la populosa zona de El Chorrillo en la capital panameña

El presidente Laurentino Cortizo, ratificó la ley durante una ceremonia realizada en la populosa zona de El Chorrillo en la capital panameña,
Redacción Voz de la Diáspora

Panamá – Panamá declaró “Día de Duelo Nacional” el 20 de diciembre, tres décadas después de transcurrida la invasión militar de Estados Unidos que dejó cientos de fallecidos, una decisión que fue bien recibida por los familiares de las víctimas que desde entonces piden justicia.

La iniciativa aprobada en febrero pasado por la Asamblea Nacional  adopta “medidas de concientización nacional sobre el 20 de diciembre de 1989”, establece el Día de Duelo Nacional, y descanso obligatorio.

El presidente Laurentino Cortizo, ratificó la ley durante una ceremonia realizada en la populosa zona de El Chorrillo en la capital panameña, una de las más afectadas durante el ataque militar, que además puso fin a la dictadura de Manuel Antonio Noriega, fallecido en 2017, quien gobernó de facto entre 1983 y 1989.

“Con la sanción de la ley que declara el 20 de diciembre como Día de Duelo Nacional, saldamos una deuda con la patria, con los caídos en aquel trágico evento a quienes recordamos con respeto, sus familiares y con todos los panameños…”, dijo el mandatario en sus redes sociales.

La nueva ley establece que cada 20 de diciembre el pabellón nacional será izado a media asta en todo el territorio, prohíbe la transmisión y proyección de música estridente en radio y televisión estatales y privados, y el expendio, consumo y venta de bebidas alcohólicas.

En tanto los centros educativos de todo el país deberán realizar actos públicos donde se resalten las causas, motivos y consecuencias de los hechos ocurridos en esa fecha.

En declaraciones previas, los diputados coincidieron en que la iniciativa “representa una justa reivindicación para cientos de familias afectadas por el deceso de sus seres queridos y a todo el pueblo panameño que sufrió las consecuencias de la intervención militar desproporcionada”.

Según informes  oficiales durante la invasión murieron unas 500 personas, entre ellas unos 200 civiles, mientras que Estados Unidos solo reportó la muerte de 23 soldados, sin embargo grupos de derechos humanos y familiares de los caídos afirman que no existen datos concluyentes, y que la cantidad de víctimas es mayor.

A casi 33 años de la invasión todavía se mantiene la búsqueda de desaparecidos, de hecho durante el gobierno de Juan Carlos Varela (2014-2019) se creó la Comisión de la Verdad cuyo trabajo ayudó con la reapertura de 16 expedientes judiciales para exhumar restos de personas no identificadas que en la actualidad están en proceso de investigación.