Cynthia Ramírez, la salvadoreña que destaca en Estados Unidos en el deporte rey de los latinos

Por Deysi Domínguez y Carmen Rodríguez 

A sus 13 años Cynthia Ramírez, una joven de origen salvadoreño está rompiendo con patrones de todo tipo. Es una gran deportista y además es una activista feminista que trabaja en grupos de su escuela para animar a que otras muchachas participen más, en actividades que normalmente son realizadas por niños y hombres.

Es un poco tímida, pero cuando habla de lo orgullosa que se siente de sus raíces, en un país donde ahora el racismo y la agenda antiinmigrante están de moda, esa timidez desaparece.

“Me siento muy feliz y orgullosa de dónde vengo. Mi papá llegó a Estados Unidos con muchos sueños. Gracias al esfuerzo y a todo lo que él ha hecho por nosotros, yo estoy cumpliendo esos sueños también”, dice.

El padre de Cynthia, Roque Ramírez, llegó al país norteamericano en 1996 y desde entonces, se ha esforzado para salir adelante. En El Salvador, era guardavidas y voluntario de Cruz Roja, esa profesión le valió para tener otras oportunidades en las costas del pacífico estadounidense.

“En mi país, trabajaba, estudiaba y era guardavidas. Eso me ayudó porque cuando yo llegué a Los Ángeles, pude trabajar como guardavidas, como lo hacía en El Salvador y sigo trabajando duro porque quiero que mis hijos se superen, sean mejores y aprendan a defenderse en la vida”, manifiesta Roque.

El ejemplo de superación que el salvadoreño le dio a sus hijos, impulsó a Cynthia, y los deseos de que sus hijos alcanzaran sus sueños, impulsaron a Roque para apoyar más a su hija.

“Es difícil al principio, porque tengo que hacer tiempo para las cosas de la escuela, los entrenos, las actividades en las que participo. Pero estoy orgullosa porque sé de dónde vengo, lo que mi papá nos enseña y lo que él hizo para sacar nuestros sueños adelante”, afirma Cynthia.

Desde los cuatro años, la chica ya corría con habilidad tras la pelota. Sus padres la inscribieron en la escuela de Football Club Long Beach, FCLB y ahora, ya tiene una larga trayectoria en la cancha, representando a varios equipos locales, incluido el equipo de Hughes Middles School, su escuela.

No solo destaca en el deporte rey de los latinos, se desempeña en el karate y gracias a su excelente participación, ya está en la lista de los próximos alumnos de una de las mejores escuelas para bachillerato de Long Island.

“Estoy muy orgulloso de mi hija, y tengo la seguridad de que algún día ella logre jugar para una selección mayor”, comenta el orgulloso padre.

Sin embargo, no todo es alegría para la familia. Roque, el padre, está bajo Estatus de Protección Temporal, conocido como TPS, programa cancelado por el presidente Donald Trump el año pasado, que ampara a más de 200 mil salvadoreños en Estados Unidos.

“Si tengo que regresar a El Salvador, sería un caos para nuestra familia… somos un equipo en nuestra familia y solo de pensar en las consecuencias nos provoca muchas cosas negativas”, agregó el salvadoreño.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario!
Ingrese su nombre