¿Cómo ha evolucionado la seguridad con la inteligencia artificial?

Redacción Voz de la Diáspora

Las cámaras de seguridad no son algo nuevo, nos permiten monitorear las actividades al interior y exterior de una vivienda o un establecimiento comercial, cada vez surgen mecanismos más efectivos y modernos.

Tener una cámara permite registrar pruebas de delitos y evitar robos, que según el último informe de Security Magazine suelen cometerse por las noches.

¿Cómo sumar calidad a los registros? La empresa asiática Dahua Technology sumó un nuevo elemento, las cámaras que permiten la Detección Inteligente de Movimientos (SMD) y ofrecen imágenes a color.

La combinación de tecnologías permite tener más detalles sobre el color de un vehículo y la identificación de personas por la noche. Gracias a la inteligencia artificial, SMD asegura alta precisión de monitoreo con reducción de falsas alarmas causadas por objetos que intervienen.

“Las cámaras se ajustan a las necesidades de los clientes, existen dispositivos que suman una luz cálida complementaria que puede disuadir a los delincuentes, ubicándolas en zonas oscuras o áreas abiertas y muy amplias. También están las cámaras sin infrarrojo que evitan los reflejos en días lluviosos y son convenientes para los estacionamientos o tiendas”, manifiesta el Ing. Enrique Luna, jefe de soporte técnico y entrenamiento de Dahua Technology para la región centroamericana.

Se estima que el rango de detección de una cámara con tecnología SMD puede ser hasta un 90%, la precisión será del 98% si se elige una cámara a color.

“La inteligencia artificial utilizada por Dahua Technology le ha permitido desarrollar dispositivos que identifican objetos y pueden clasificar seres humanos y vehículos a partir de una base de datos”, asegura el jefe de soporte técnico y entrenamiento de Dahua Technology.

No está de más mencionar que las cámaras ofrecen, no solo altos estándares de calidad, sino precios accesibles. La tecnología utilizada por las cámaras de Dahua permite ahorrar, ya que existen cámaras con la capacidad de funcionar como una alarma para disuadir a los intrusos de la propiedad.

Siempre hay riesgos, que pueden provenir tanto de intrusos malintencionados como de personal no calificado que ingrese a lugares donde no deban estar y sean causantes de algún tipo de accidente. Por ello, la industria de centros de datos está evolucionando hacia modelos de seguridad más sofisticados e inviolables, especialmente ahora que estas infraestructuras comienzan a verse como fundamentales para la resiliencia de países en situaciones de crisis. De hecho, algunos países ya han incluido estas instalaciones dentro de la categoría de infraestructuras críticas, lo que obliga a elevar aun más los estándares de seguridad.

Toda esta presión está traduciéndose en un impulso de la innovación en el campo de la seguridad de centros de datos, y aquí entra en juego la inteligencia artificial, que permite automatizar muchas tareas para reducir el riesgo de error humano, y aporta mejoras que no son posibles con los enfoques tradicionales. Por ejemplo, la IA se emplea para dotar a los sistemas de videovigilancia de capacidades como el análisis de imágenes y sonido en tiempo real, que permite utilizar software de reconocimiento de rostros, entre otros muchos aspectos.

La inteligencia artificial ha sido entre otras cosas, de gran impacto en la lucha contra esta pandemia, pero más allá de este escenario, la tecnología con el componente de IA ha llegado para quedarse y ayudar a crear sociedades más seguras e inteligentes.