Colombianos y canadienses buscan “canje humanitario” para regresar a sus países

Por Oscar Vigil

Toronto. Cientos colombianos, en su mayoría estudiantes y turistas, se quedaron varados en Canadá sin poder regresar a Colombia debido a las medidas impuestas por el gobierno colombiano para prevenir la propagación del COVID-19, buscan un “canje humanitario” para poder regresar a su país.

La principal preocupación de los colombianos es que, las visas de estudio, turismo o trabajo, con las que ingresaron a Canadá, están por vencer. Pero además, la situación con los contratos de arrendamiento y los recursos que tenían destinados para su estadía en el país, es la misma: están por vencer.

Alrededor de 260 colombianos que residen principalmente en las provincias de Ontario, Quebec y British Columbia, se organizaron en un grupo en WhatsApp denominado “Regreso Colombia”, para hacer presión y pedir al Gobierno Colombiano que les ayude a regresar al país a través de la contratación de un vuelo humanitario.

En medio de la situación, la suerte puede estar tocando sus puertas; pues, el 28 de abril el Gobierno Canadiense enviará un avión de Air Canada a Bogotá, Colombia, para recoger a poco mas de 200 canadiense que se quedaron en Colombia varados debido a las medidas sanitarias.

El problema es que, si bien el gobierno del Primer Ministro Justin Trudeau está en plena disposición de ayudar a los colombianos que han quedado atrapados en suelo canadiense para que regresen a casa, el gobierno del presidente Iván Duque, en Colombia, aun no da luz verde para que en dicho vuelo de Air Canada puedan viajar sus ciudadanos hacia Bogotá.

El Consejo Canadiense de la Herencia Hispana (HCHC) hizo gestiones a favor del eventual viaje de regreso de los estudiantes y turistas colombianos el próximo 28 de abril tanto con el gobierno canadiense como con el colombiano, pero mientras la respuesta del gobierno de Canadá fue claramente afirmativa, la del gobierno colombiano fue básicamente un “veremos”.

“El gobierno canadiense no impone restricciones de movimiento a los ciudadanos colombianos que desean abandonar Canadá. Sin embargo, el gobierno colombiano ha prohibido los vuelos internacionales a Colombia (Decreto 436, firmado por el presidente Duque el 23 de marzo), excepto los vuelos humanitarios que deben llegar vacíos a Bogotá”, respondió el Embajador de Canadá en Colombia, Marcel Lebleu, ante la petición de ayuda.

Pero más importante, dijo que “Si el gobierno colombiano cambia su política para aceptar el regreso de los colombianos en un vuelo humanitario patrocinado por el gobierno canadiense, simplemente debe informarnos. Estoy seguro de que dicha solicitud recibirá una respuesta positiva”.

El Embajador Lebleu incluso sugirió que se contactara directamente a la Encargada de Negocios de la Embajada de Colombia en Canadá, Monica Beltrán, quien, dijo, “tendrá contactos con la compañía aérea que el gobierno canadiense usará si realizamos un vuelo humanitario”.

El HCHC contactó a la embajadora Beltrán, quien explicó que, efectivamente, “como parte de las medidas para abordar la emergencia económica, social y ecológica decretada por el presidente Iván Duque para enfrentar la crisis de salud causada por COVID-19, el Gobierno colombiano emitió el Decreto 439 del 20 de marzo de 2020, que suspendió la llegada de aeronaves desde el extranjero, ya sea para la entrada de pasajeros o conexiones en territorio colombiano por un período de 30 días, a partir del 23 de marzo. El Decreto estipula que dicha medida podría extenderse si se considera necesario, y el Gobierno ha anunciado que se mantendrá en vigor al menos hasta el final del estado de emergencia nacional”.

A renglón seguido explicó que el Ministerio de Relaciones Exteriores ha priorizado los esfuerzos para brindar asistencia a los ciudadanos colombianos que estaban temporalmente en el extranjero y no pudieron ingresar al territorio colombiano como resultado de esta y otras restricciones de movilidad adoptadas por varios países, y que “Nuestros consulados continuarán ofreciendo orientación y apoyo, e identificarán las necesidades de esos nacionales mientras cesa la medida que restringe la entrada al país”.

En concreto, la máxima representante del gobierno colombiano en Canadá dijo que “La apertura de vuelos se realiza bajo instrucciones directas de la Oficina del Presidente, de manera gradual, y mediante una estricta coordinación entre el Ministerio de Relaciones Exteriores, la agencia nacional de inmigración (Migración Colombia) y la autoridad de aviación civil (Aerocivil). En línea con lo anterior, la Embajada y los Consulados correspondientes llevarán a cabo la coordinación respectiva, cuando corresponda”.

Es decir, hasta mediados de la semana aún no había una decisión tomada por el gobierno colombiano en relación con sus estudiantes y turistas varados en Canadá. Sin embargo, ya para hoy viernes la presión de estas 260 personas organizadas, de aproximadamente 600 que están en Canadá según fuentes oficiales, había empezado a ser efectiva en los medios de prensa en Colombia.

En los medios colombianos empezaron a aparecer artículos sobre el tema en los principales periódicos, y diversas emisoras empezaron a transmitir videos con los testimonios de los afectados, muchos de ellos jóvenes menores de edad que han debido estar encerrados durante cuatro semanas en casas con familias que no son las suyas y que ya afloran el stress y la angustia.

Este viernes, el Toronto Star también publicó un amplio reportaje sobre el caso, y se ha conocido de fuentes bien informadas que es muy probable que durante las primeras semanas de mayo se organice un vuelo humanitario para llevar a casa a por lo menos una parte de los afectados. Mucho de ellos obviamente aun no pierden la esperanza de poder abordar el vuelo de Air Canada del martes.

¿Se va a utilizar este vuelo que ya está programado para el martes 28 de abril patrocinado por el gobierno canadiense? Si no, ¿por qué no se va a utilizar? Buenas preguntas que merecen buenas respuestas. Veremos.