Ciclista salvadoreño recorre más de 12 mil kilómetros hasta la Patagonia

“Salir de mi zona de confort me ha enseñado a valorar lo mucho o poco que tengo en El Salvador”.

Por Milagro Vallecillos

El ciclista salvadoreño Harold Pineda Fares recorrerá más de 12 mil kilómetros por casi un año para cumplir su sueño de llegar a Ushuaia en la Patagonia argentina en bicicleta, en un recorrido que se extenderá desde su país natal de donde salió el 4 de mayo hasta el sur del continente.

Su meta es atesorar nuevas experiencias que le permitan ser mejor persona, conocer lugares, y hacer nuevos amigos, y en el futuro enseñar a otros jóvenes salvadoreños que con esfuerzo y dedicación se pueden lograr los sueños.

Durante tres años el joven profesor de inglés preparó la que considera la “aventura de su vida” cuidando cada detalle para garantizar el éxito de la travesía, incluso ahorró todo cuanto pudo para autofinanciarse el viaje que en el primer mes lo llevó a recorrer la tierra centroamericana.

En Panamá se detuvo por varios días para recobrar las fuerzas, dar mantenimiento a su compañera de viaje bajo el patrocinio de amigos y Rali Store, y buscar apoyo solidario antes de retomar la travesía vía aérea hacia Colombia.

“Mi experiencia ha sido única e inesperada, ya que aquí (Panamá) hice nuevos amigos para avanzar en mi viaje, literalmente, Panamá fue ‘mi puente con el mundo’ de las redes y contactos”, comentó el ciclista.

Pineda Fares espera que si todo sale como lo ha planeado, en febrero de 2020 llegaría a su destino final en tierras argentinas, tras recorrer Ecuador, Bolivia, Perú y Chile.

Uno de sus grandes sueños según contó es visitar el sitio histórico de Machu Pichu en Perú, no solo para conocer un lugar único sino explorar nuevas realidades y tomar fuerzas.

Harold comenzó a pedalear cuando apenas era un niño, y fue su papá quien le regaló su primera bicicleta. Desde muy joven tuvo en su mente recorrer el continente como ciclista, sin embargo, fue en 2017 durante un viaje a Guatemala que reconfirmó que era su sueño más preciado.

El deportista viaja en una bicicleta standard que fue preparada para transportar efectos personales que utilizará durante el viaje, y que compró usada con su propio esfuerzo.

Apoyar a más jóvenes

Más allá de la aventura ciclística, Harold explicó que su interés principal es ayudar a jóvenes por medio de su experiencia, ya que desde que comenzó el viaje ha crecido como persona.

“Salir de mi zona de confort me ha enseñado a valorar lo mucho o poco que tengo en El Salvador, me ha enseñado a amarme y a fluir, estoy aprendiendo, especialmente, a ser agradecido y a no prestarle atención a cosas negativas e insignificantes”, afirmó.

Para Harold la travesía también ha sido vital para desarrollar sus habilidades como coach motivacional, lo que significa que está “aprendiendo a canalizar toda la energía física, mental y espiritual con las vivencias que día a día tengo con las personas que conozco en mi recorrido hacia la Patagonia”, dijo el atleta.

Además relató que escribe un libro con el que planea brindar charlas a jóvenes en primera instancia de El Salvador, y luego extenderlo a otras naciones para ayudarles a creer en sus sueños y demostrarles que todo es posible si creen y luchan por sus ideales.

Si desea colaborar con el atleta puede comunicarse con él suscribiéndose a su canal «Fares on Trip», ya sea para ofrecerle mensajes de apoyo o cualquier otro tipo de patrocinio en su recorrido.