Cárcel o protección como testigo: los caminos para la esposa del Chapo Guzmán

Emma Coronel, esposa de Joaquin Loera Guzmán “El Chapo”, fue detenida por conspirar para traficar drogas hacia los Estados Unidos. Foto tomada de Instagram.
Por María T. Morales

Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera, el considerado narcotraficante, y ex líder del cartel de Sinaloa, espera enfrentar una audiencia ante la justicia en los Estados Unidos, el próximo tres de marzo.

La mujer, de 31 años de edad, detenida el pasado 22 de febrero en el aeropuerto internacional Dulles, en Virginia, Estados Unidos, es acusada por su presunta participación en Narcotráfico Internacional.

Coronel, ciudadana estadounidense y mexicana, nacida en Culiacán, Sinaloa, México, es acusada por participar en conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina, heroína  y marihuana, para su importación hacia los Estados Unidos, según informes del Departamento de Justicia.

Asimismo, el informe indica que la mujer conspiró con otros para ayudar a Guzmán a planificar su escape del Altiplano, el 11 de julio de 2015.

Además, las autoridades señalan que después de que Guzmán fue arrestado nuevamente en México en enero de 2016, se alega que Coronel se involucró con otros, en otra planificación de intento de fuga, antes de la extradición del capo, hacia los Estados Unidos en enero de 2017.

Guzmán Loera fue declarado culpable y condenado a cadena perpetua por un jurado en el distrito Este de Nueva York, en 2019 por su papel como líder del cartel de Sinaloa.

Hasta el momento, no se tiene claro si las autoridades podrían acordar con la detenida, un acuerdo de cooperación como testigo protegido.

El Departamento de Justicia y la Administración de Control de Drogas (DEA) aun no se han pronunciado al respecto.