Canal de Panamá mueve menos tonelaje que lo presupuestado para 2020

Foto: Cortesía Canal de Panamá.
Redacción Voz de la Diáspora

El Canal de Panamá cerró el año fiscal 2019-2020 con 475.1 millones de toneladas de mercancías que transitaron la vía interoceánica, una caída del 4% con respecto a lo presupuestado para el período que cerró en octubre impactado en gran medida por los vaivenes de la economía mundial a raíz de la pandemia de la COVID-19, según un comunicado oficial.
 
El desempeño del canal, que se ha mantenido abierto sin interrupciones pese a la crisis sanitaria, también estuvo marcado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y el endurecimiento de las políticas ambientales en la industria marítima, dijo la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

La ACP, que citó cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), aseguró que como ruta del comercio mundial, la vía interoceánica refleja las tendencias de la economía global que para este año se contraerá entre 5% y 6% a raíz de la pandemia, y con una caída mayor de hasta 8% en Estados Unidos, el principal cliente del Canal.

Con todo eso logró mover un total de 475.1 millones de toneladas de mercancías, que si bien representa “una baja del 4% en comparación con lo proyectado”, es 1% más alto con respecto al año fiscal de 2019, según el comunicado.

La autoridad canalera explicó que la vigencia fiscal que transcurrió del 1 de octubre de 2019 al 30 de septiembre pasado, presentó dos escenarios distintos para la vía interoceánica con un primer semestre que se proyectaba por encima de lo anticipado hasta que se registró el brote de coronavirus, y luego una recuperación en el movimiento de mercancías en los últimos meses.

Como efecto de la desaceleración ocasionada por la pandemia entre mayo y julio hubo una reducción de alrededor del 20% en los tránsitos con un impacto mayor en los segmentos de buques de pasajeros, portavehículos y de gas natural licuado (LNG).

No obstante los impactos negativos fueron mitigados de manera parcial “por el buen desempeño” de los buques de gas licuado de petróleo (GPL) y graneleros.

El administrador, Ricaurte Vásquez dijo que dada la importancia de la vía para el comercio mundial en todo momento se priorizó la seguridad de los casi 10 mil colaboradores que tuvieron que adaptarse a los cambios que impuso la pandemia, a fin de garantizar la operación continua del Canal.

El Canal de Panamá, que es clave para la economía panameña inició un nuevo año fiscal en octubre con grandes desafíos más allá de los altibajos de la economía global, su mayor reto está en enfrentar el impacto del cambio climático para asegurar el agua para mover los barcos a largo plazo.

De hecho por primera vez en 20 meses ofrece un calado de 50 pies a sus clientes, el máximo que ofrece las esclusas neopanamax, que permite a los barcos mover más carga y ser más eficientes como resultado de las nuevas medidas de planificación de los recursos.

También impulsa la creación un sistema optimizado de administración del recurso hídrico que sería licitado en 2021, y que prevé inversiones por el orden de $2,000 millones.