Canadá celebró a lo grande el triunfo de los Raptors en la NBA

Foto: Toronto Raptors
Por Oscar Vigil

Toronto, Canadá. Más de dos millones de canadienses abarrotaron las calles del centro de Toronto el lunes, para celebrar a lo grande la coronación del equipo de los Raptors como campeones de la National Basketball Association (NBA), una de las principales ligas de Norteamérica compuesta por 30 equipos, 29 de los cuales tienen sus sedes en los Estados Unidos.

Niños, jóvenes, ancianos, hombres y mujeres, nativos canadienses e inmigrantes de prácticamente todos los países del mundo, casi hicieron colapsar el sistema de transporte de la ciudad desde tempranas horas de la mañana en ruta hacia el desfile del triunfo que inició a las 10:00 a.m. y terminó a las 4:30 de la tarde con un acto frente a la Alcaldía de Toronto.

Los planes eran que el equipo campeón arribara al centro de las celebraciones a las 12:30 p.m., sin embargo, las multitudes a lo largo de la ruta hicieron tres horas más lento el recorrido de una delegación que desde el segundo nivel de buses turísticos descapotados alzaban la copa Larry O’Brien Championship, saludaban a los fanáticos y celebraban con champaña la obtención del primer trofeo para Canadá desde su nacimiento en la liga hace ya 24 años.

El equipo de los Raptors se fundó en 1995 como parte de la expansión de la NBA en Canadá, junto con los Vancouver Grizzlies, pero los Grizzlies se mudaron a Memphis, Tennessee, Estados Unidos, en el año 2001, por lo que los Raptors de Toronto es actualmente el único equipo canadiense en la liga.

Esta posición ha contribuido para que el triunfo de los Raptors haya acaparado la atención de todo el país desde el momento en que clasificaron para los playoffs y enfrentara y ganara a los Warriors de Oakland, California, Estados Unidos, para obtener la corona.

Durante todos estos juegos se crearon espacios especiales en las ciudades más importantes del país denominados Jurassic Parks, donde los fanáticos podían llegar por miles a presenciar los partidos en pantallas gigantes, para luego celebrar las victorias o lamentar las derrotas.

Para el desfile del triunfo, muchos aficionados se apostaron desde la noche antes en los lugares claves, mientras otros salieron muy temprano de sus casas portando las camisetas típicas de los Raptors, así como también con leyendas como “We The North” (Nosotros El Norte) o “The King in the North” (El Rey en el Norte), dos slogans que se han vuelto virales gracias a una campaña publicitaria previa del equipo de Toronto que luego fue impulsada por su parecido con frases utilizadas en la famosa serie Game of Thrones (Juego de Tronos).

Los buses del servicio colectivo que se dirigían hacia el centro de la ciudad, y particularmente el sistema de metro, no dieron abasto para la multitud que buscaba celebrar a sus campeones, mientras que las calles tradicionalmente congestionadas por el tráfico en una mañana de lunes lucían prácticamente desoladas en el corazón de esta ciudad de casi tres millones de habitantes.

Pero los fanáticos no fueron solamente locales, ya que a la celebración llegaron caravanas de aficionados provenientes de las ciudades circunvecinas, así como también de otras provincias, quienes han asumido el triunfo del equipo de Toronto como un acontecimiento de orgullo nacional.

La plaza frente a la Alcaldía de la ciudad, que tiene una capacidad máxima de 65 personas y que fue donde se realizó la ceremonia oficial, fue rebasada con creces al punto que las autoridades policiales se colocaron en los alrededores para sugerir a los asistentes que se dirigieran hacia otras plazas cercanas desde donde podrían apreciar la actividad en pantallas gigantes. Según estimaciones policiales, en la plaza y sus alrededores se concentraron alrededor de un millón de canadienses.

En el acto oficial participaron tanto los jugadores y directivos de los Raptors y de la NBA, como también las máximas autoridades del país, entre ellos el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el alcalde de Toronto, John Tory, quienes fueron ovacionados por la multitud cuando hicieron su ingreso a la tarima.

“Lo que nosotros vimos aquí es que el país se unió y eso es lo que celebramos”, dijo el primer ministro Trudeau, al tiempo que les pedía un favor a los jugadores: “Queremos hacerlo de nuevo el año que viene”.

Por su parte, el alcalde Tory le entregó las llaves de la ciudad al equipo campeón, nombró una calle con su nombre y declaró ese día como el “Día de Nosotros El Norte”, en Toronto (We The North Day).

También se hizo presente el Premier de la provincia de Ontario, Doug Ford, a quien los asistentes abuchearon estrepitosamente en reclamo por los fuertes recortes en las áreas sociales que está implementando en la provincia desde que fue elegido hace exactamente un año.

Fue un día apoteósico lleno de júbilo, de energía, de patriotismo y de optimismo de la sociedad canadiense en su conjunto, una manifestación pacífica y ordenada típica de esta sociedad que celebra a lo grande los triunfos de los suyos, pero que no obstante fue ensombrecida por un incidente que bien pudo haber pasado a mayores de no haber sido por la pronta y profesional acción de los cuerpos de seguridad.

Muy cerca del evento principal, y cuando los jugadores y dignatarios estaban en medio de los discursos, aparentemente dos grupos de jóvenes rivales se enfrentaron a bala en medio de la multitud, la cual corrió en busca de refugio. No obstante, las autoridades neutralizaron de inmediato a los antisociales, los asistentes retomaron sus puestos y la celebración continuó a pleno vapor. ¡Así es Toronto!