Argentina endurece medidas de aislamiento social en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores

Por Kriscia Recinos

Ante una escalada en el número de contagios por Coronavirus, las autoridades argentinas han decidido retroceder en la flexibilización del distanciamiento social obligatorio.

La primera acción tomada por el Presidente de la República, Alberto Fernández entra en vigencia este viernes, y restringe el uso de transporte colectivo volviéndolo exclusivo para trabajadores esenciales que cuenten con un permiso actualizado. Las autorizaciones actuales quedarán inválidas después de la media noche del jueves.

En una entrevista televisiva, el mandatario fue cuestionado sobre la posibilidad de dar marcha atrás, volviendo a la fase 1 de la cuarentena, y respondió: “Querían salir a correr, salgan a correr. Querían salir a pasear, salgan a pasear. Querían locales de ropa abiertos, abran los locales. Pero estas son las consecuencias”.

Añadió: “Tengo un compromiso ético y no es abandonarlos. Tengo que cuidar la salud de la gente y cuando veo que las camas se ocupan me preocupo. Presten atención a lo que estamos haciendo, porque algo no estamos haciendo bien”.

La ocupación de camas de cuidados intensivos en el sector público pasó del 10% al 40% en la última semana.

Fernández se reunió en las últimas horas con el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof para definir la continuidad de la cuarentena.

La circulación de personas ha incrementado considerablemente y preocupa la identificación de más zonas de riesgo.

En las últimas 24 horas se registraron 35 muertes por COVID-19 y se detectaron mil 393 nuevos casos; haciendo un total de 913 personas fallecidas y 35 mil 552 contagiadas.