A pesar de la violencia y pandemia, salvadoreños salen a votar

Personal autorizado en la Junta Receptora de Votos (JRV). Foto: Cortesía.

Por María T. Morales

A pesar de la COVID-19, los retrasos en la apertura de muchos centros de votación, entre otros obstáculos a sortear, miles de salvadoreños madrugaron a emitir el voto, por primera vez, en medio de una pandemia.

Seguir medidas de bioseguridad como portar mascarillas, guardar distancia de dos metros, lavarse las manos, entre otras, fue necesario para acudir a votar.

Ciudadanos ejerciendo du derecho. Foto: Cortesía.

Las autoridades de salud ya celebran que esta semana, antes del día “D’’, el país cerró con 125 contagios. 

En tanto, sobre la tardanza en la apertura de los centros de votación, “históricamente, el país ha tenido este mismo problema de tardanza”, justificó, Mario Ponce, presidente del congreso, en una entrevista a un canal local.

Pero un ciudadano procedente de Canadá, quien habló con nuestro corresponsal Luis Alberto López, dijo que esperó por casi tres horas para emitir su voto.

Centro de votación. Foto: Cortesía.

El ciudadano, quien omitió identificarse, dijo que se presentó a las seis de la mañana, al centro de votación situado en el Boulevard El Hipódromo; hasta las 9 A.M aún no había ingresado y no le quedó más que ejercitarse para matar el tiempo.

Otro incidente, en el oriente del país, antes del mediodía fue detenido un ciudadano quien votó en un lugar donde no le correspondía.

Raúl Melara, Fiscal General de la República, no identificó al presunto detenido ni tampoco brindó más información sobre cómo el votante pudo recibir la boleta electoral en el lugar equivocado.

Ciudadanos haciendo largas filas para poder emitir su voto. Foto: Cortesía.

El funcionario y sus delegados, son responsables de monitorear el proceso de votaciones y, garantizar que se cumplan las leyes relativas al derecho electoral.

Desde Canadá, Estados Unidos y Europa, cientos de votantes también acudieron a emitir el sufragio a pesar de la pandemia y de los hechos violentos registrados antes y durante el proceso electoral.

Aunque se espera un cierre pacifico, las autoridades se mantienen en alerta con el fin de evitar cualquier acto de violencia, especialmente, en el inicio del escrutinio electoral.